¿Qué significa que tu gato te dé un masaje?

Existe un viejo mito que dice que los gatos son animales poco cariñosos, rencorosos y egoístas. Nada más lejos de la realidad.

 

Los gatos tienen su carácter gatuno. Algunos son más cariñosos, otros menos. Igual que pasa con las personas, que algunas muestran más el afecto, mientras que otras son más cohibidas y prefieren no expresar muestras de cariño.

Ay, pero cuando un gato es cariñoso, ¡qué cariñoso es! Y nos lo demuestra día a día con cada una de sus acciones.

Uno de estos comportamientos de cariño es el amasado. Este movimiento de sus patas, en las que vemos cómo abre los dedos estirándolos y después cerrándolos, incluso en ocasiones mientras ronronea, lo pueden hacer sobre nosotros o sobre mantas, cojines, almohadas…

¿Por qué los gatos amasan?

El inicio del amasado empieza en el periodo neonatal, es decir, después de su nacimiento. Y lo realizan en el momento de mamar de su madre para estimular la producción de calostro y posteriormente leche de las mamas.

La estimulación en la formación de leche en las hembras tiene varios mecanismos, uno de ellos, y el que nos importa en este punto con el amasado, es precisamente estos movimientos. Al realizar los gatitos estos movimientos y succionar la leche, se estimula a nivel central la producción de leche materna.

Cuando los gatitos son destetados, y empiezan a comer alimentos sólidos por sí mismos, puede que pierdan este comportamiento. Los que lo mantienen lo hacen por diferentes motivos

  • Para mostrar confort. Los gatos, cuando están a gusto en un lugar, empiezan a amasar ese sitio. Puede ser el sofá, si están tumbados en él, o nuestras piernas o brazos si están sobre nosotros tumbados.
  • Para hacer su lugar de descanso más cómodo. Cuando un gato busca un sitio donde recostarse a descansar, empieza a amasar la zona para conseguir que sea más mullido. Se piensa que esto mismo lo hacían los ancestros de los felinos salvajes, para conseguir que la hierba donde se iban a recostar fuera más mullida y cómoda para su descanso.
  • Para marcar el territorio. Los gatos se relacionan entre ellos a través de diferentes señales, entre ellas las olfativas, que son las feromonas. Los gatos liberan estas feromonas, entre otras formas, a través del rascado y de las glándulas que se encuentran en las almohadillas.

Este comportamiento es totalmente natural en los gatos. Tanto es así que los ingleses tienen una palabra específica para este comportamiento. Kneading, que lo traducimos como amasar.

¿Qué hacer cuando tu gato te amasa?

Lo primero de todo, ¡disfrútalo!

Si tu gato te está amasando, significa que está la mar de feliz en tus brazos o piernas. Déjale demostrártelo y disfruta con él.

¡Eso sí! Una recomendación es que mantengas sus uñas cortas para evitar que con el amasado pueda hacerte daño sin querer. Al amasar estiran las falanges y las uñas, y al cerrarlas cierran también las uñas, por lo que se pueden clavar en tu piel. Recuerda que esto lo hacen sin querer, así que la mejor forma de que no nos hagan daño es precisamente manteniendo una buena longitud de sus uñas. Con esto evitarás también que pueda engancharse en diferentes zonas de la casa y hacerse daño, o romper algunas partes de tela, por ejemplo.

Si el amasado lo hace en zonas del sofá donde no quieres que lo haga, puedes intentar cambiar su foco de atención. Sobre todo si lo está haciendo para marcar. Si lo hace por estar a gusto, mi consejo es que pongas alguna manta, o tela encima del sofá que no te importe que se rompa.

Si está marcando, para intentar que cambie el foco de atención, se puede ofrecer un juguete o golosinas, e intentar que haga otro comportamiento como puede ser enseñarle a sentarse o dar la pata.

Es importantísimo tener en cuenta que no debemos regañar al gato bajo ningún concepto. Hacerlo puede provocar una reacción agresiva contra nosotros. Por eso es tan importante, aprender las técnicas para cambiar el foco y la distracción, que enseñamos los veterinarios que nos dedicamos al comportamiento felino. 

Por último, algo que no se debe realizar es la desungulación de los gatos. Desungular consiste en quitar la última falange para quitar las uñas. Es decir, si miramos nuestras manos, sería amputar la última parte de nuestros dedos, donde están las uñas.

Esta cirugía, al margen de ser una atrocidad para el gato, puede acarrear muchos problemas de comportamiento posteriores en los felinos. Ellos se comunican, entre otras cosas, a través del rascado. Y no solo utilizan las uñas para rascar, sino que también las usan para trepar, después de usar el arenero para ocultar las heces y pises, incluso para rascarse ellos si les pica. Así que es una cirugía, que además de estar prohibida en muchos lugares, desde aquí la desaconsejamos encarecidamente.

Ana Anglada

Ana Anglada

Veterinaria clínica y empresaria en Anaga Centro Veterinario desde 2007. Consultora de gestión y marketing para clínicas veterinarias. Certificada europea en Medicina Felina por la ESVPS. Diplomada “con distinción” en Advanced Certificate in Feline Behaviour. Miembro de GEMFE y de la ISFM. (International Society of Feline Medicine). Miembro del comité científico de AMVAC. Tesorera de AMVAC. Consultora Digital Certificada. Business Marketing Strategist avalada por Florida Global University. Copywriter certificada por la Escuela de Copywriting de Maïder Tomasena avalada por Florida Global University. Mentora de Veterinarios y creadora del Instituto Felino donde imparte formación a veterinarios. Conferencista internacional habiendo formado a más de 1000 veterinarios en España y Latinoamérica. Docente del posgrado de Gestión y Marketing para Veterinarios de Vetesweb. Autora de artículos científicos y de gestión, y colaboradora del libro “Manual práctico para la gestión de centros veterinarios” Autora del libro “Del offline al online. Cómo digitalizar mi clínica veterinaria” 2021 Multimédica Ediciones Veterinarias. Creadora del podcast Business Veterinario. Colaboradora del programa de radio “Como el perro y el gato” de Onda Cero. Creadora del Método SlowVet.

Continúa leyendo