¿Qué hacer si se pierde mi gato?

El extravío de nuestro gato puede ser aterrador, pero debemos mantener la calma para saber actuar rápida y eficazmente para conseguir su regreso.

Todos aquellos que disfrutemos de la compañía de un amigo felino en casa, no nos imaginamos que pueda llegar a perderse. Pero hasta el gato más casero puede llegar a escapar de nuestro control bien sea por su curiosidad o por un accidente.

¿Cuándo es la última vez que lo viste?

Lo primero que debes pensar cuándo es la última vez que estuviste con él. Si fue antes de irte a trabajar hace 10 horas no es lo mismo que hace 10 minutos mientras estabas haciendo la cena. El tiempo que haya transcurrido, te servirá para valorar cuánta distancia puede haber recorrido el animal.

Pide ayuda

Si estás acompañado por más personas o tienes vecinos, pregúntales si pueden ayudarte. Lo mejor es que sean las personas del entorno familiar del gato quienes realicen la búsqueda más directa, ya que el gato estará más confiado con ellos. Pero cualquiera puede ayudarte en esos primeros minutos indispensables mientras tú le estás buscando:

  • Llamar al registro de identificación para declarar su extravío y corroborar que los datos de contacto son correctos. De esta manera, si el animal es recuperado, cuando se realiza la lectura de su microchip, figurará en el registro como perdido y se pondrán a llamar su familia.
  • Contactar con la Policía Local, Guardia Civil o Policía Nacional para denunciar su pérdida. No solo por si éstos fueran los que encuentran a tu gato, sino que es imprescindible tener una denuncia para evitar responsabilidades si nuestra mascota provocara lesiones o un accidente.
  • Hacer un cartel para entregar a vecinos, viandantes y comercios. Es muy importante una foto de buena calidad del gato, con los datos de contacto, lugar y fecha en la que ha desaparecido y su descripción (raza, color, tipo de pelo, algún rasgo que le caracterice…).
  • Publicar su pérdida en redes sociales. Es mejor que utilicemos como imagen el cartel anterior con todos los datos, que poner una foto en la que solo sale el animal. Publícalo en tu perfil, grupos vecinales y municipales, grupos de animales perdidos… Añade toda la información en el texto que acompañe a la foto. Y recuerda poner la privacidad en “pública” para que todo el mundo pueda verlo.
  • Llamar y enviar el cartel a todos los centros veterinarios y protectoras de la zona.

¿Puede estar en casa?

Hay muchas situaciones en las que no estamos seguros si realmente el animal se ha escapado o no de casa o bien sigue estando en la vivienda: alguien se ha dejado un acceso al exterior abierto, hemos sufrido un robo

Si tienes dudas de si tu gato se ha escapado o no de casa, cierra todas las puertas y ventanas y busca concienzudamente habitación por habitación. El gato puede estar asustado o simplemente escondido.

Afortunadamente, en la mayor parte de las ocasiones nos llevamos un buen susto mientras ellos permanecen plácidamente en el lugar más recóndito del hogar.

Estrecha el cerco

Si el gato se ha escapado de la vivienda, bien porque le hayas visto en el momento del suceso o porque te hayas cerciorado de que realmente no está dentro de ella, lo más normal es que, salvo que haya huido despavorido por algún susto, se quede en sus proximidades.

Si vives en un edificio, intenta “asegurar” los accesos al exterior (portales, salidas de garaje…) mientras lo buscas minuciosamente piso por piso, con la mayor tranquilidad posible para evitar asustarle más de lo que ya seguramente esté.

Si no lo encuentras en las zonas comunes, lo siguiente sería preguntar a cada uno de los vecinos si pueden buscarlo en sus casas.

¡Seguro que está en la calle!

Si todo indica que el gato seguramente esté en la vía pública o bien se te ha perdido ahí en algún traslado con él, la cosa se complica... Podemos iniciar su búsqueda llamándole por su nombre o el sonido que hagas para llamarlo normalmente. También puedes poner enseres suyos por la zona: alguna mantita, cama, su arenero…  Si no hay tranquilidad en la zona, probablemente tu gato esté escondido y ni siquiera se sienta seguro contigo. Busca por la noche, él estará menos asustado y tú podrás oír mejor si te responde con su maullido.

Son muchos los gatos que acaban perdidos bien por precipitarse por una ventana o terraza a la calle, por salir a curiosear cuando accidentalmente se ha quedado la puerta abierta o simplemente por un percance con su trasportín en algún traslado.

Por eso es vital tener a nuestro gato identificado (aunque “nunca salga de casa”), cerramientos en ventanas y terrazas, ser muy cuidadoso cuando abrimos las puertas (especialmente cuando hay visitas) y verificar que el trasportín no tenga ningún desperfecto y asegurarlo con bridas antes de cualquier traslado.

Beatriz Ramos

Beatriz Ramos

Especialista en comunicación digital del sector del animal de compañía, veterinaria y One- Health. Es productora y realizadora de ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. También es directora del podcast ''No Solo Perros y Gatos''. Además, es gerente de la Fundación Mascoteros. ATV y co-propietaria de Centros Veterinarios Mascoteros.

Continúa leyendo