¿Qué hacer si encuentro un perro abandonado en la calle?

Si ves a un solo perro por la calle, podría tratarse de un perro que se ha extraviado o bien ser un animal que no tiene hogar.

Si te encuentras un perro abandonado debes saber actuar adecuadamente, no solo por la vida del animal sino por los riesgos que también otros riesgos que pueda llegar a entrañar, como por ejemplos aquellos a efectos de seguridad vial.

Como siempre, lo primero es evaluar el nivel de riesgo de la situación, tanto para el animal como para las personas. Si la aproximación al animal es arriesgado (está en una autovía, se encuentra en un acantilado , el animal es agresivo…) lo único que puedes hacer es llamar a la Policía Local, Policía Nacional o Guardia Civil y esperar a que vengan a rescatarlo.

Por otro lado, si la situación no entraña ningún riesgo inminente, debemos confirmar que el can está realmente solo. Algunos perros se separan bastante de sus dueños para investigar, muchas veces aprovechando algún despiste de su dueño (se ha puesto a hablar con alguien que se ha encontrado, mientras estaba absorto mirando algo en el teléfono…).

Si el perro no es de nadie que se encuentre cerca, tendremos que valorar si el animal acepta nuestro aproximamiento. Hay que tener especial cuidado, porque un perro miedoso, asustado o herido puede tener una reacción impredecible, lo que puede provocar que el animal acabe huyendo fuera de control o una respuesta agresiva.

Si el animal no admite acercarse, una vez más lo único que podemos hacer es llamar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que se ocupen de su rescate los servicios correspondientes. Y mientras que acuden, mantenernos a una distancia prudencial del perro e intentar no perderle de vista.

Si nos encontramos con un perro sociable y que se acerca a nosotros, podemos comprobar si el perro tiene collar y si tiene algún dato para contactar con su familia. A veces viene grabado en el mismo collar y otras veces a modo de chapa o con un código QR.

Si el perro se ha extraviado paseando, probablemente no se haya separado mucho de su familia y estén por la zona. Pregunta a la gente que veas por la zona si el animal es suyo. También si conocen a sus dueños, especialmente a otras personas que veas con perros ¡tal vez sean amigos de parque!

En cambio, si no tiene nada con lo que identificar a su familia a “simple vista” lo siguiente sería saber si el animal tiene microchip para así localizar a su familia. Y la única manera de saberlo es teniendo un lector de microchip y el acceso a las bases de datos de los registros de identificación. Por tanto, o bien amarramos al perro y nos vamos a con él a una clínica veterinaria a realizar la lectura del microchip o, una vez más, llamamos al servicio municipal de recogida o a la Policía o a la Guardia Civil.

Si al animal no tiene chip, recordar que los ayuntamientos son los responsables de TODOS los animales que se encuentren en sus municipios. Por tanto, son los servicios municipales de recogida los que tendrían que encargarse de recoger y albergar al animal.

Si decides, en cambio, encargarte tú de él bien sea adoptándole o acogiéndolo en tu casa hasta encontrarle un hogar, una vez más debes asegurarte que no tenga realmente familia. Que no tenga microchip no quiere decir que no tenga un hogar. Aunque la identificación mediante chip es obligatoria, puede ser que el animal no haya sido aún identificado por ser un cachorro o que el chip se haya desactivado (es raro pero puede pasar).

Así que haz un cartel con su foto, características y tus datos de contacto y ponlo por la zona donde lo encontraste, entrégalo en comercios de la zona, especialmente los relacionados con animales como las clínicas veterinarias, tiendas especializadas y entidades de protección animal. También difúndelo en redes sociales, en particular en grupos vecinales de la zona donde lo encontraste y a los dedicados a animales perdidos.

Si te llama alguna persona reclamándolo, antes de entregar al animal pídele fotos o que te describa algún aspecto físico del animal que te permita cerciorarse de que realmente es su familia.

Si finalmente no aparece su familia o decidimos quedarnos al perro, es imprescindible que acudamos a un veterinario para que revise su estado de salud y lo identifique mediante microchip a nuestro nombre.

Beatriz Ramos

Beatriz Ramos

Especialista en comunicación digital del sector del animal de compañía, veterinaria y One- Health. Es productora y realizadora de ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. También es directora del podcast ''No Solo Perros y Gatos''. Además, es gerente de la Fundación Mascoteros. ATV y co-propietaria de Centros Veterinarios Mascoteros.

Continúa leyendo