¿Qué hacer si encuentro un gatito en la calle?

Antes de coger a un gatito de la calle, es imprescindible evaluar una serie de aspectos para no poner en riesgo su vida.

¿Quién no conoce, o incluso ha vivido en primera persona, la situación de encontrarse un gatito? Ante una situación así, inevitablemente nuestro primer instinto será el de protegerle: cogerle, abrazarle y llevárnoslo a casa.
Pero este acto conmovedor no siempre será el más adecuado para ayudar al pequeño felino. Es más, podemos estar poniéndole en peligro. Es vital que mantengamos la cabeza fría y que hagamos una valoración de la situación.

Pero antes de meternos de lleno en todos los pasos que debemos dar, cabe indicar que los ayuntamientos son los responsables de los animales que se encuentren en su término municipal. Por lo que lo correcto sería que, con simplemente una llamada a la Policía Local, valiera para que el consistorio activara sus recursos para salvaguardar la vida del gato.
Aunque desgraciadamente esto es una utopía en la mayor parte de las regiones españolas…

1. ¿Existe riesgo real para su vida?

Obviamente será necesario observar si la vida del gatito está en inminente peligro: está cerca de una carretera, está siendo atacado por otro animal (incluido el, en ocasiones, despreciable ser humano) …
Entonces debemos actuar, pero sin hacerse el héroe (no nos pongamos a parar una autovía por nuestros medios poniéndonos en riesgo nosotros mismos).
En situaciones límite, en los que nuestra integridad está en compromiso, debemos recurrir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o a personas expertas en rescates extremos (como por ejemplo el grupo de rescate Los 4 de la Empanadilla).
Si, en cambio, la situación es manejable por nosotros mismos, lo primero es apartar al gatito del peligro con la premisa siempre de asegurar la zona, tanto por el bien del gatito como por el nuestro.
Por ejemplo, si el felino se encuentra en las proximidades de una zona transitada por coches, tenemos que alejar al minino impidiendo que en su huida se dirija hacia la zona donde circulan los vehículos. Generalmente el gato huirá al lado contrario al que nos encontremos nosotros.
Lo aconsejable, aunque no estés en la carretera o sea de día, y puesto que harás algo más que transitar normalmente por la calle, es que uses un chaleco reflectante para que el resto de los peatones y vehículos puedan verte mejor.

2. ¿Está herido?

Lo siguiente sería observar si el gatito se encuentra herido de gravedad. Si el animal está inconsciente, puede haber sufrido algún golpe de calor, estar hipotérmico o haber sufrido algún accidente. En este caso, necesita asistencia veterinaria urgente, por lo que es imprescindible que lo lleves inmediatamente a una clínica.
Si está consciente, tendremos que valorar si el felino tolera nuestra manipulación, haciendo un acercamiento progresivo y lento. Si es así, también tenemos que acudir con él a un veterinario.
En ambos casos, debemos intentar, en la medida en la que los medios que dispongamos nos lo permitan, trasportarle con las condiciones higiénicas y de seguridad: usar guantes o alguna prenda para cogerlo, lavarnos las manos después de tocarlo y evitar el contacto con ojos o boca, meterlo en alguna caja o en cualquier elemento que nos sirva de trasportín…
Si el gatito no se deja coger, es mejor que pidamos ayuda a alguna entidad de protección o grupo especializado en rescates felinos.

3. ¿Está realmente abandonado?

Si el animal no necesita asistencia veterinaria urgente, lo siguiente es corroborar que el gatito está realmente en situación de desamparo.
Las mamás se separan de sus gatitos durante largos periodos de tiempo para salir a buscar comida. Si separamos a los gatitos de su madre cuando son lactantes, pondremos en compromiso la salud de la madre y la vida de sus cachorros.
Si ya nos hemos cerciorado de que el gatito está en un lugar seguro y no está comprometida su vida, debemos vigilar si la madre vuelve con ellos antes de cogerle. Tenemos que observar la situación con el suficiente tiempo (pueden ser horas) y distancia para que la madre no se sienta asustada por nosotros.

4. ¿Tiene dueño?

Si finalmente hemos recogido al gatito, debemos tener en cuenta que estamos adquiriendo la responsabilidad de encargarnos de un ser vivo. Un ser vivo que es un “bebé” con unos cuidados especiales: necesitará leche apropiada que deberán ser administrada cada ‘X’ horas (también por las noches), habrá que estimularle para que haga su necesidades después de cada toma, controlar que va cogiendo peso…
Lo mejor, antes de buscar consejo en internet o en algún amigo, es acercarte con el animal a una clínica veterinaria donde un profesional te aconsejará y comprobará si está o no, identificado.

Beatriz Ramos

Beatriz Ramos

Especialista en comunicación digital del sector del animal de compañía, veterinaria y One- Health. Es productora y realizadora de ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. También es directora del podcast ''No Solo Perros y Gatos''. Además, es gerente de la Fundación Mascoteros. ATV y co-propietaria de Centros Veterinarios Mascoteros.

Continúa leyendo