Vídeo de la semana

¿Qué es el Yellow Dog Project?

¿Has visto alguna vez a un perro con un lazo amarillo en el cuello o la correa? ¿Sabes lo que significa? Te lo contamos.

Yellow Dog Project
Con el color amarillo, el dueño del perro nos está pidiendo colaboración y respeto hacia el animal

Un nuevo movimiento para la mejora de la sociabilización de los perros con algún tipo de problema físico o conductual es conocido como Yellow Dog Project. Consiste en colocar un lazo amarillo en su cuello o correa, que tiene por objetivo identificar a perros que necesitan un poco de espacio, comunicando así, al resto de personas, que necesita que no se le acerquen (tampoco otros perros) o que se acerquen sin ser bruscos y siempre bajo permiso del dueño.

Actualmente también están surgiendo correas directamente amarillas con mensajes claros e incluso petos explicando el motivo de la necesidad de esta distancia.

Con esto, no se trata únicamente de perros “agresivos”, son perros que normalmente tienen problemas de sociabilización nacidos del miedo, la timidez (normalmente en casos de perros recién rescatados), perros que necesitan un tiempo de adaptación, recién operados o incluso que están en “prácticas” para un trabajo o servicio.

Por lo que, si ves a un perro con un pañuelo amarillo o un lazo amarillo no es por moda ni estética: su dueño te está mandando un mensaje muy necesario.

Es, por tanto, un código de color que facilita la relación y el paseo de estos perros que se ha ido extendiendo por toda una red de países. Con este sistema, el dueño del perro te está pidiendo colaboración y respeto para el animal: no te acerques o, de hacerlo, siempre que el dueño lo permita, sea con mucha precaución, para que el perro no se sienta incómodo o se asuste.

yellow dog project ilustración
Ilustración oficial del Yellow Dog Project

Otras causas por los que los perros pueden necesitar ese espacio son:

  • Perros que por alguna razón tienen miedo o lo pasan mal frente a algunos estímulos de la calle como otros seres vivos. Es importante que no se sientan “acorralados” ya que su reacción puede ser agresiva.
  • Perros bajo un plan de modificación de conducta con un etólogo o un educador canino. En estos perros el acercamiento de algún estímulo no beneficiará el entrenamiento que están llevando. Hablamos de perros normalmente recién adoptados que necesitan perder miedos y adaptarse al entorno.
  • Perros que sufren problemas físicos o que se están recuperando de algún tipo de operación.
  • Hembras en celo: es una forma de evitar encuentros incómodos y camadas indeseadas o que los machos se pongan agresivos.
  • Perros que están en fase de entrenamiento para pasear, sobretodo cachorros que están dando sus primeros paseos y aún les cuesta sociabilizar.
  • Perros que están recibiendo un entrenamiento específico para prestar un servicio como, por ejemplo, un perro guía.
  • Perros que han mostrado o pueden mostrar conductas agresivas, las cuales normalmente surgen del miedo. Se recomienda que estos perros lleven bozal.

El amarillo lanza un mensaje muy necesario para el animal

Si actúas consecuentemente con ese código, perro y dueño te lo agradecerán. Si tu perro está bajo alguno de los anteriores casos, sería positivo que empezases a seguir este movimiento.

Obviamente, si tu perro es agresivo o tiene problemas de sociabilización, es algo que se debe mejorar acudiendo a un especialista o profesional para que cambie la conducta del animal pero, por el momento, seguir este código os permitirá un paseo tranquilo.

Destacar, por tanto, que esto es una medida temporal para que el animal tenga mayor tranquilidad en sus salidas, pero, que esto no resolverá el hecho de que un perro sea agresivo o tenga miedo. Es únicamente un remedio para no pasar por situaciones que estresen al animal.

Por último, decir que el lazo amarillo no exime de la necesidad de aplicar otras medidas de seguridad (como bozales) para evitar situaciones desagradables, incómodas o peligrosas, si se da el caso. 

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo