¿Puedo tener un pato como mascota?

Tener un pato como mascota se ha popularizado “gracias” a las redes sociales. Pero ¿realmente podemos y, sobre todo, debemos tener uno como animal de compañía?

 

La tenencia de animales exóticos está en aumento. Y la exposición que hacemos de nuestras vidas en redes sociales tiene mucho que ver: nos mostramos “guapísimos” gracias a los filtros, compartimos bodegones de lo que comemos, enseñamos instantáneas espectaculares de donde viajamos… Y también hacemos protagonistas de ellas a nuestras queridas mascotas ¡incluso hay algunas que tienen sus propias redes!

Entre millones de cuentas de todo tipo, en los últimos tiempos se han viralizado varias cuyo actor principal es un ánade: un pato estadounidense que celebra su cumpleaños visitando una tienda de mascotas, un influencer que consigue tener uno a cambio de 1 millón de Likes… Todo ello ha hecho que las peticiones de personas que quieren tener un pato en casa se hayan incrementado en los últimos meses (y no para de crecer).

Pero por muy divertidos y entrañables que nos parezcan las imágenes y vídeos que vemos en nuestro móvil, no podemos olvidar que un pato es un SER VIVO con unas necesidades físicas y comportamentales que difícilmente podremos abastecer. Por tanto, estaremos “jorobando” la vida a un animal por un acto impulsivo y poco (o nada) meditado, acabando en la mayoría de los casos siendo descuidados y/o abandonados.

Porque al igual que se incrementan exponencialmente las peticiones de patos como animales de compañía, lo hacen los abandonos de éstos. Casi todos acabarán sufriendo problemas físicos y emocionales por unos cuidados incorrectos o siendo dejados en la calle. Por todo ello, es más que obvio que la respuesta general a la pregunta “¿Puedo tener un pato como mascota?” es un rotundo NO.

Necesitan un entorno natural

A los patos les encanta buscar su alimento entre la hierba o en aguas pocos profundas, nadan en estanques, andan sobre tierra, picotean piedrecitas, restriegan su pico por el césped…

Privarles de un entorno natural, SU entorno, no solo les puede llegar a crear problemas comportamentales (agresividad, estereotipias…), también les provoca dolorosas patologías físicas, como las cojeras por caminar por suelos lisos.

Son aves gregarias

Los patos son animales que viven en comunidad. Solo hay que irse a alguna zona libre acuática habitada por ellos que tengamos cerca de casa para comprobarlo fehacientemente.

Prefieren vivir con más patos, y si es en grupo ¡mucho mejor! Juntos picotean, nadan y duermen. Necesitan esa interacción social, pero también la seguridad que les aporta vivir en grupo para combatir a posibles depredadores. Porque, aunque nosotros les proporcionemos el lugar más seguro del mundo, ellos innatamente sienten inseguridad al sentirse solos.

Y una vez más, todo ello provocará sufrimiento emocional a un ser vivo, por no habernos informado previamente a adquirirlo de sus necesidades, y el desarrollo problemas de comportamiento que acabarán probablemente el abandono del pato.

Alimento específico

Los patos no son gallinas, ni periquitos, ni mucho menos gatos. Si proporcionarles un alimento genérico para aves o uno de otra especie, le puede generar graves problemas de salud, te puedes imaginar lo que supondrá el hacerle nosotros el menú del día a base de sobras y pan duro.

La deficiencia de algunos nutrientes, no solo provocan enfermedades, problemas en su desarrollo e incluso cojeras. El pato, en su afán por suplir esa carencia e imitar su comportamiento natural, pueden llegar a intoxicarse por alimentarse de plantas que tenemos en nuestro hogar y que para ellos son venenosas o ingerir agua en mal estado, como agua estancada del riego, o con productos químicos, como el agua para fregar.

Cuidados veterinarios especializados

Mucha gente tiene la falsa creencia que un veterinario especializado en exóticos tiene de pacientes un tigre, pingüinos o cocodrilos. Pero no. Básicamente, salvo que nuestra mascota sea un perro o un gato, el sanitario de referencia de nuestro animal de compañía debe ser un veterinario especializado en animales exóticos.

Sobra explicar que cada especie tiene su anatomía, sus propias necesidades, su regulación... La mayoría de los sanitarios que encontramos en los centros veterinarios de nuestras ciudades son especialistas en los populares perros y gatos, pero cada vez encontramos más expertos veterinarios en otras especies.

Los patos tienen enfermedades particulares que requieren prevención, tratamientos y medios de diagnóstico acordes a ellos. Un veterinario especialista en animales exóticos, no solo nos va a informar de los cuidados necesarios de acuerdo con su entorno o alimentación, también nos indicará las vacunas o desparasitaciones obligatorias y aconsejables, cómo identificarle, si es aconsejable esterilizarle, sabrá manipularle sin causarle estrés cuando vaya a la clínica, conoce los fármacos y dosis que requiere su especie, cómo realizarle e interpretar pruebas diagnósticas como analíticas sanguíneas o radiografías…

Beatriz Ramos

Beatriz Ramos

Especialista en comunicación digital del sector del animal de compañía, veterinaria y One- Health. Es productora y realizadora de ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. También es directora del podcast ''No Solo Perros y Gatos''. Además, es gerente de la Fundación Mascoteros. ATV y co-propietaria de Centros Veterinarios Mascoteros.

Continúa leyendo