¿Puedo alimentar a los gatos de la calle?

Los gatos que viven en la calle se les denomina Colonias Felinas, son grupos de gatos no sociables que conviven en las ciudades o en zonas rurales. Aunque algunos pueden cazar, dependen del ser humano para su alimentación, llevan conviviendo con nosotros y siendo alimentados desde hace décadas. Debemos aprender a convivir con ellos.

 

¿De dónde vienen los gatos de colonias?

Al llevar muchos años conviviendo en las ciudades, los gatos se han ido reproduciendo creando un problema de superpoblación, que ha llevado a la población a rechazar a estos animales y a perseguir a quienes los alimentan. Tenemos que ser conscientes que este problema se agrava a consecuencia de las personas sin escrúpulos que abandonan a sus gatos en la calle y de los particulares a los dejan salir al exterior sin estar esterilizados.

¿Está prohibido alimentar a los gatos de las colonias?

En muchos municipios prohíben expresamente en sus Ordenanzas Municipales alimentar a los animales en la vía pública, sin embargo, los ayuntamientos son los responsables de los gatos que viven en las colonias de sus municipios y por ello la responsabilidad de velar por su bienestar. En las legislaciones de protección animal, los gatos de la calle tienen los mismos derechos y protección que un gato que vive en un hogar.

Por ese motivo, un ayuntamiento no puede prohibir que se alimente a los gatos de la calle. Muchos de estos animales no saben sobrevivir, algunos cazan por instinto, pero no por supervivencia. Además, se crearía un problema mayor, si a los gatos se les deja de alimentar en sus lugares habituales, tendrán que buscar comida en otros sitios como en las basuras, lugares públicos donde encontrar alimento, restaurantes, bares o supermercados.

Superpoblación

La realidad es que existe una superpoblación de gatos en las colonias, una gata puede parir más de 35 gatos en un año, algunos mueren por diversas causas, pero otros muchos sobreviven, y llegados a la edad fértil siguen naciendo nuevos cachorros. La solución que se da a este problema por parte de muchos ayuntamientos es el exterminio continuo de estos animales. Lo resuelven como si se tratará de una plaga, capturan a los gatos y los sacrifican. Llevan años con este método cruel, sin conseguir dar solución al problema.

No entienden que no se pueden eliminar las colonias felinas, los estudios científicos sobre este tema confirman que en el lugar donde se ha eliminado una colonia, al poco tiempo vuelven a instalarse otros gatos de zonas cercanas, es un fenómeno natural llamado efecto vacío.

Roger Tabor, naturalista y biólogo reconocido mundialmente como una de las principales autoridades en gatos, se encargó de estudiar por primera vez este fenómeno en la ciudad de Londres en la década de los años 80.

Muchas administraciones no han querido seguir las recomendaciones de las Entidades de Protección Animal que llevan años poniendo sobre la mesa la solución, que no es otra que el control de esos grupos de gatos mediante el método C.E.R (Captura-Esterilización-Retorno a su colonia). Las Comunidades Autónomas en las que se ha implantado el sacrificio cero, se han visto obligadas a optar por este método al quedar prohibido el sacrificio de estos gatos. 

Gatos callejeros
Gatos callejeros

Ventajas de una colonia controlada

  1. Es un raticida ecológico, disminuye considerablemente la presencia de roedores.
  2. Disminuye la natalidad.
  3. Se eliminan las molestias por las peleas entre gatos.
  4. Desaparece los olores a orín de los machos en celo.
  5. Gatos controlados sanitariamente.
  6. Personas autorizadas para la alimentación y el cuidado de los animales.
  7. Zonas de alimentación controladas y limpias.

Es imprescindible la formación de las personas que alimentan y cuidan las colonias para hacerlo de una manera responsable, igualmente es importante informar a todos los vecinos de la zona de los beneficios al tener a los gatos de la colonia controlados, de esa manera se evitan los conflictos vecinales entre los que protegen a los gatos y los detractores.

¿Cómo se lleva a cabo el programa C.E.R.?

Lo primero es solicitar al ayuntamiento el control de las colonias felinas y la autorización para alimentarlo. Puede que esa petición no sea atendida, entonces se deberá contactar con Entidades de Protección Animal de la zona para que presenten un proyecto sobre el C.E.R y sus beneficios. En muchas ocasiones, y ante el rechazo de los ayuntamientos a destinar medios económicos a estos proyectos, son los particulares los que de su propio dinero se hacen cargo de todos los gatos. 

Cómo iniciar un proyecto C.E.R.

  1. Conocer el número de individuos.
  2. Sí es posible cuantos machos y hembras.
  3. Conocer si existen problemas en el entorno para poder mediar con los vecinos.
  4. Retirar para su adopción a los gatos sociables, son fruto de abandono y en la calle corren peligro.
  5. Proceder a la captura para su esterilización, el veterinario le hará una revisión completa para su control sanitario. Le harán un pequeño corte en la oreja, de esa manera se podrá ver que gatos ya están controlados.
  6. Hacer fotos de los animales y llevar un registro de las capturas y del estado sanitario de cada gato.
  7. Mantener la colonia limpia en una zona discreta, es uno de los puntos más importante para la aceptación de los vecinos.

Denunciar cualquier maltrato que sufran los gatos de las colonias, están protegidos por las leyes autonómicas y por el Código Penal. En caso de sospecha de muerte por envenenamiento llamar a la Policía y contactar con la Entidad de Protección Animal de la zona. 

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo (Justicia Animal)

Presidenta de Justicia Animal, Presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, miembro del Foro de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Madrid, miembro del Consejo Asesor de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Continúa leyendo