Vídeo de la semana

¿Por qué tienen los gatos una bolsa de grasa en la barriga?

Ese trozo de piel, pelo y grasa es una capa protectora denominada bolsa primordial.

gato atigrado
Pixabay.

Debemos admitir que los gatos regordetes son adorables. Sin embargo, no todos los gatos que tienen una barriga enorme padecen sobrepeso. Aunque la parte inferior de los gatos puede llegar a balancearse (especialmente cuando caminan) en realidad no se trata de una barriga. De hecho, ese trozo de piel, pelo y grasa es una capa protectora denominada bolsa primordial.

La bolsa primordial se encuentra a lo largo de la barriga de los gatos. Además, son completamente normales y saludables, tal como sostiene José Arce, presidente de la Asociación Americana de la Medicina Veterinaria. Así, todos los mininos tienen bolsas primordiales, aunque están pueden variar mucho en su tamaño. Tanto es así que algunas son casi indetectables, aunque es posible apreciarlas cuando los gatos se balancean hacia delante y hacia atrás.

¿Para qué sirven las bolsas primordiales?

Según los investigadores, existen diversas teorías sobre por qué los gatos tienen bolsas primordiales. La primera teoría es que protege los órganos internos en una pelea, pues hay una capa extra entre las garras o los dientes y el interior del felino.

La segunda teoría es que esta bolsa permite que los gatos se muevan más rápido. Esta suele estirarse mientras los gatos corren, aportándoles una mayor flexibilidad y la capacidad de ir más lejos con cada salto. Así, estas cualidades pueden ayudarlos a evitar a los depredadores o incluso a atrapar pequeñas presas.

Por último, según los científicos, existe la posibilidad de que esta bolsa sea un espacio adicional para almacenar alimentos después de una gran comida. En su hábitat natural, los gatos no tienen dos comidas completas al día. Por ello, comen cuando tienen oportunidad y almacenan la grasa en la bolsa para tener sustento durante varios días.

gato en el jardín
Pixabay.

Presentes en otros animales

Las bolsas primordiales también se encuentran en otros grandes felinos, como los tigres o los leones. Además, lo tienen por las mismas razones, tal como argumenta José Arce. En los gatos domésticos, estas bolsas comienzan a desarrollarse alrededor de los seis meses de edad tanto en los machos como en las hembras.

Por otro lado, es fundamental que sepas distinguir si tu gato posee una gran bolsa primordial o, si por el contrario, tiene sobrepeso. Debes tener en cuenta que, al igual que las personas, los gatos con obesidad pueden desarrollar problemas cardíacos, hipertensión o diabetes. Asimismo, el sobrepeso también puede aumentar el riesgo de artritis e incluso algunos tipos de cáncer. ¡Vigila la salud de tu compañero peludo!

Continúa leyendo