¿Por qué tengo miedo a los perros?

¿Te has preguntado alguna vez porque hay personas que tienen miedo a los perros aunque nunca hayan tenido una mala experiencia con un perro?

¿Cómo se llama la fobia o miedo a los perros? El miedo a los perros se conoce como cinofobia. La cinofobia se da cuando una persona, adulto o niño, experimenta síntomas de ansiedad que le hacen querer salir de la situación o quedarse paralizado, ante la presencia de un perro.

El origen del miedo a los perros

Condicionamiento clásico y aprendizaje asociativo

El condicionamiento clásico ocurre cuando se da la respuesta involuntaria del organismo ante la presencia de un estímulo. Por ejemplo, sentir miedo ante la presencia de un perro. 

Se puede producir, entonces, una asociación en nuestro cerebro entre la sensación de miedo y la presencia del perro. Esto se conoce como aprendizaje asociativo.

El aprendizaje asociativo es el responsable de que volvamos a sentir miedo ante los próximos perros que aparezcan.

Por lo que, se generaliza la respuesta de miedo frente a los perros. Incluso, con solo imaginar un perro, puede producirse en nuestro organismo la respuesta de miedo.

Transmisión de la información y aprendizaje vicario

Se puede aprender a través de la observación del comportamiento de otros individuos y de sus experiencias. La cultura social, es una importante fuente de aprendizaje.

Diferencias del miedo a los perros en niños y adultos

  • Existen un mayor número de niños con miedo a los perros que adultos que padecen cinofobia. 
  • Los adultos que hoy tienen miedo a los perros, ya lo tenían cuando eran niños.
  • Los niños con miedo, dicen haber sido condicionados por las advertencias de los adultos sobre los perros. 
  • Los niños con miedo a los perros, son capaces de reconocer su curiosidad hacia los perros que les parecen amigables.
  • Los adultos con miedo a los perros, presentan otros miedos adicionales que no tienen que ver con los perros. 
  • Un porcentaje alto de niños con miedo a los perros, lo superan de adultos mientras que otro porcentaje lo mantiene.

¿Por qué algunos niños con miedo a los perros lo superan cuando crecen y otros no?

Esta es la pregunta que tratan de responder los investigadores. 

Parece ser que en el caso de miedo a los perros, el aprendizaje asociativo por condicionamiento clásico, no sería la causa principal, como ocurre en la mayoría de fobias.

En el caso de la cinofobia, el aprendizaje por transmisión y vicario ocupa una importante parcela en su desarrollo. En este aspecto, no es de extrañar, que la cantidad de noticias en TV sobre ataques de perros de ciertas razas, catalogadas como potencialmente peligrosas (PPP), hayan generado una peor imagen pública y mayor miedo a este tipo de perros.

Pero además, detrás de la fobia a los perros, existen más factores que aún están por determinar. En el caso de los adultos, podrían existir ciertos factores de personalidad, al encontrarse que, en general, los adultos con cinofobia tienen otros miedos adicionales.

¿Cómo prevenir que mi hijo tenga miedo a los perros?

Se ha comprobado que el contacto temprano con perros de manera tranquila y sin la aparición de situaciones que puedan condicionar una fobia, previene el miedo a los perros en niños. Es decir, las buenas experiencias con perros cuando somos pequeños son importantes.

Muchos niños, tienen miedo a los perros, precisamente por la ausencia de conocimiento de la especie.

¿Qué hacer para superar el miedo a los perros?

  • Conocer la especie: la falta de conocimiento del lenguaje canino hace que los niños y adultos sean incapaces de diferenciar cuando un perro viene con una intención de juego a cuando se trata de un ataque.
  • Respetar el lenguaje del perro: conocer cómo debes interactuar con un perro, así como respetar las señales de incomodidad o tensión que pueda mostrar, evitarán sustos mayores.
  • Buenas experiencias: divertirse junto a un perro y experimentar emociones distintas al miedo en su presencia son la mejor medicina. Busca perros que vayan con tu personalidad y aprende a jugar y compartir tiempo con ellos. 
  • No tengas prisa: nadie supera el miedo de la noche a la mañana. Ten paciencia.
  • Trabaja con un profesional: pedir ayuda a un profesional que te oriente, es siempre la mejor decisión que puedes tomar para vencer tus miedos.

Referencias:

Doogan, S. et al. 1992. Origins of fear of dogs in adults and children: The role of conditioning processes and prior familiarity with dogs. Behaviour research and therapy, 30(4), 387-394.

También te puede interesar:
Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo