Por qué mi perro pone cara de pena

Hoy en día y gracias a la genómica, no caben dudas de que el perro y el lobo gris primos-hermanos. Tanto que la clasificación basada en el ADN, sitúa al perro (Canis lupus familiaris) como una subespecie de lobo gris.

 

Solo un depredador podía haberse convertido en perro

El animal depredador tiene la capacidad de anticipar hacia donde huirá o cual será la intención de su presa. Esto le otorga una ventaja a hora de cazarla. Algo así como el portero de fútbol que adivina hacia que dirección tirará el delantero un penalti y así lo consigue parar. 

Cazadores y carroñeros

Los perros son cazadores, y presentan en su repertorio conductual la tendencia innata de caza. Gracias a ella, han podido ayudarnos en labores como el pastoreo o la búsqueda de personas perdidas.

En los perros pastores, la fase de la conducta de caza que se ha potenciado a través de la selección artificial, es la fase de acecho. Los perros que buscan rastros, ya sean personas o sustancias, utilizan su potente olfato para iniciar las fases de la caza que corresponden al venteo, el rastro y la señalización.

Los perros también son carroñeros. Debido a su coevolución con los seres humanos se han dedicado a aprovecharse de nuestros desechos de alimento. Esto es especialmente importante en periodos de escasez y les ha permitido sobrevivir.

El arte de pedir

Los perros como hemos indicado son capaces de reconocer intenciones ajenas. Sobre todo, las de las nuestras. Eso les permite reconducir su conducta en función de nuestra respuesta. Y eso los ha llevado a ser expertos en el arte de pedir.

Si tienes perro, has tenido su mentón en tu muslo y sus ojitos de cordero degollado mirándote desolado.

Y tú no le das. Pero el día que invitas a tus padres, tu perro les pide a ellos con la misma estrategia.

Tu perro sabe que con esa estrategia es capaz de conseguir sus objetivos. Y no es cuestión de aprendizaje, sino de sus genes.

Sus caras de pena son fruto de su herencia genética

Y concretamente los perros poseen dos músculos faciales, el RAOL (Retractor Anguli Oculi Lateralis) y LAOM (Levator Anguli Oculi Medialis). Estos músculos les permite fruncir el ceño en una mueca de pena.  Son algo así como nuestras cejas.

¿Aparecen estos músculos en todos los perros?

Uno de estos músculos, concretamente LAOM no aparece de manera uniforme en lobos. Y los perros más ancestrales también podría ser difícil de localizar.

Sin embargo, parece ser que los seres humanos podríamos haber ido seleccionando este músculo de manera inconsciente desde hace muchos miles de años, siendo su mayor utilidad para los perros comunicarse con nosotros. Esto les ha proporcionado una ventaja adaptativa frente a muchas especies de lobos, que fueron masacradas.

RAOL y LAOM en perro y lobo. (Kaminski, J., et al. 2019)
RAOL y LAOM en perro y lobo. (Kaminski, J., et al. 2019)

Los perros son conscientes de su poder

Los científicos han comprobado que los perros mueven y modifican el movimiento de estos músculos intencionalmente según este respondiendo su observador.

Además, por ejemplo, durante una comida son capaces de identificar al comensal más generoso y atacarle con sus caras de pena.

Si no hay respuesta, irán a por la siguiente “víctima”

Ventajas adaptativas

Además de haberlos favorecido en la selección, instaurándose estos músculos en la especie.

Hoy en día, existen estudios que prueban que los perros con estos músculos más desarrollados son adoptados antes.

Por qué mi perro pone cara de pena
Por qué mi perro pone cara de pena

Qué hacer cuando mi perro me pone esa cara de pena

Entenderlo: lo primero es entender que pedir forma parte de su condición de perro, por tanto, no podemos enfadarnos.

No reforzarlo: si pide comida lo mejor es ignorarlo. Mirarlo es reforzarlo, al igual que caer en el “chantaje” aunque sea esporádicamente. Esto no le viene nada bien a tu perro y a ti podría terminar tiranizándote.

Enseñarle una alternativa: si tu perro ya tiene el hábito de pedir porque lo reforzaste en alguna ocasión, entrénalo y enséñale una conducta alternativa.

Asegurarnos de cubrir sus necesidades: aumentar su actividad social con otros perros y sus paseos de exploración. Además de ordenar sus rutinas y ser coherente con ellas.

Alimentarle bien y antes: no te creas al “experto de parque” que te dice que tu perro debe comer después de la familia para darle su lugar. Será más fácil enseñarle y cambiar el habito de pedir si no tiene una motivación tan alta. Es decir, si no está muerto de hambre.

Los perros son una especie alucinante, desde el punto de vista biológico han conquistado todo el planeta y espero que después de este artículo sepas un poco más sobre los factores que los han llevado hasta aquí. Entre ellos, LAOM y RAOL.

 

Referencias:

Coppinger, R., & Coppinger, L. 2001. Dogs: A startling new understanding of canine origin, behavior & evolution. Simon and Schuster.

Kaminski, J., et al. 2019. Evolution of facial muscle anatomy in dogs. Proceedings of the National Academy of Sciences116(29), 14677-14681.

Waller, B. M., et al. 2013. Paedomorphic facial expressions give dogs a selective advantage. PLoS one8(12), e82686.

 

 

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo