¿Por qué mi gato tiene parásitos si no sale de casa?

Podríamos pensar que un gato que vive en casa, sin ningún tipo de acceso al exterior, está libre de contagiarse de parásitos, ya sean internos (lombrices, protozoos…) o externos (pulgas, garrapatas…).

 

Pero esto no es así. En nuestro día a día, en las clínicas veterinarias, vemos casos de gatos con parásitos. Vamos a ver frente a qué tipos de parásitos debemos prevenir y por qué.

¿Qué son los parásitos?

Los parásitos son organismos que necesitan de un hospedador (en este caso el gato) para alimentarse y sobrevivir.

Cuando hablamos de parásitos en gatos, solemos diferenciar entre internos y externos. Los parásitos internos pueden habitar en el intestino, pulmones y corazón, mientras que los parásitos externos los encontraremos en la superficie del gato (piel, orejas…).

El cambio climático y los desplazamientos debido a viajes de nuestros animales ha hecho que enfermedades que antes no se consideraban problemáticas en determinadas áreas empiecen a serlo.

Para poder entender por qué mi gato, un gato casero, que no sale de casa y que, en muchas ocasiones, no tiene contacto con otros animales, puede tener parásitos, vamos a ver los más importantes y cómo pueden afectar a su salud.

Parásitos internos

Este tipo de parásitos, también llamados endoparásitos, los podemos encontrar en diferentes partes del cuerpo, no únicamente en el intestino, como se suele pensar. Por este motivo los dividiremos en:

  • Parásitos intestinales. Entre ellos podemos encontrar coccidios, Giardia spp, Toxocara spp, Dipilidium spp, Tritrichomonas foetus y diferentes tipos de tenias, presentando alguno de ellos potencial zoonótico. Es decir, se puede contagiar a personas y causar enfermedad en función del sistema inmunitario que presente. Los niños, ancianos y personas inmunocomprometidas (con cáncer, enfermedades crónicas debilitantes o que afecten a su sistema inmune) tienen mayor riesgo.

Como dato relevante, se han realizado estudios en parques públicos en zonas de juego de arena de niños, observándose frecuentemente la presencia de Toxocara spp.

  • Parásitos pulmonares. Aelurostrongylus abstrusus es el más frecuente y en ocasiones infra diagnosticado. Los gatos que tienen acceso al exterior tienen más posibilidades de contagio, pero no debemos pensar que salir al exterior es únicamente salir a la calle. Tener acceso a un pequeño patio, jardín, terraza puede tener también sus riesgos, ya que este parásito se transmite a través de caracoles y babosas.

Se aloja en bronquios y bronquiolos del pulmón, produciendo una inflamación más o menos grave en función del número de parásitos que se encuentren. Esta inflamación ocasionará toses, que será el principal síntoma que veremos en nuestro gato.

  • Dirofilaria o gusano del corazón. Estos gusanos, que se diagnostican con mayor frecuencia en el corazón del perro, en el gato se asocia a tromboembolismo pulmonar. Siendo causante en ocasiones de una muerte súbita.
  • Otros parásitos que también podemos encontrar en nuestro gato son Toxoplasma spp, Leishmania spp, Hepatozoon spp, Babesia spp que como veremos podremos prevenir de forma sencilla

Parásitos externos 

  • Pueden ser causantes de picaduras, como nos ocurre a nosotros, y también ser transmisores de parásitos como de la dirofilaria o la leishmania, que también se diagnostica en gatos.
  • No solo son parásitos por sí mismas, sino que además son transmisoras de otros como por ejemplo Dipilidium spp.
  • Garrapatas, menos frecuentes en gatos que no tienen acceso al exterior
  • Ácaros que pueden aparecer en el oído o en la piel. Los ácaros del oído son bastante frecuentes y producen un picor muy fuerte.
Gato
¿Cómo llegan estos parásitos a mi gato si no sale de casa?

Entonces, ¿cómo llegan estos parásitos a mi gato si no sale de casa?

Estos parásitos pueden entrar por la ventana (por ejemplo los mosquitos) o ser nosotros los portadores a través de la ropa, por ejemplo en el caso de huevos de Toxocara spp. Incluso hemos tenido casos en los que se han contagiado de pulgas del perro del vecino al salir al rellano y restregarse con el felpudo.

Como hemos visto, nuestro gato puede estar en contacto con estos parásitos en mayor o menor medida, siendo siempre más frecuente su presencia en gatos que tienen acceso al exterior.  Por este motivo, debemos planificar, junto con el veterinario, un plan de prevención.

Cómo tratarlos y sobre todo prevenirlos

El tratamiento dependerá en gran medida del parásito en cuestión. Debemos saber que hay algunas enfermedades que pueden llegar a ser mortales y que con una prevención adecuada podemos evitar llegar a ese punto.

El plan de prevención dependerá mucho del tipo de vida de la familia. No será igual una familia con más de un animal en casa, perro, gatos. Si la familia es aficionada al monte. Si los animales conviven con niños pequeños, ancianos o personas con problemas de inmunidad.

En función de estas variables, los veterinarios realizaremos un plan preventivo personalizado para cada familia que incluirá una desparasitación interna y/o externa.

Como alternativa a la desparasitación interna rutinaria, podemos realizar análisis coprológicos seriados para detectar la presencia de huevos. Aunque debemos saber que si el número de huevos se encuentra por debajo del rango de detección por parte del análisis puede que el resultado sea negativo, pero exista infección. Es lo que llamamos un falso negativo. El resultado es negativo, aunque realmente el gato está infectado, y como hemos visto, existen algunos parásitos zoonóticos, que pueden afectar a las personas, sobre todo a niños, personas mayores e inmunocomprometidas.

Es por este motivo, que la prevención de los parásitos debe ser planteada por parte del veterinario, personalizada para cada gato y cada familia, y revisada mínimo una vez al año, ya que las condiciones pueden variar.

Referencias

Gruffydd-Jones, et al (2013). Giardiasis in cats: ABCD guidelines on prevention and management. Journal of Feline Medicine and Surgery, 15(7), 650-652.
Vogt, A. H., et al (2010). AAFP-AAHA: feline life stage guidelines.
Miró, G.,et al (2020). Survey of Spanish pet owners about endoparasite infection risk and deworming frequencies. Parasites & Vectors, 13(1), 1-10.
Ana Anglada

Ana Anglada

Veterinaria clínica y empresaria en Anaga Centro Veterinario desde 2007. Consultora de gestión y marketing para clínicas veterinarias. Certificada europea en Medicina Felina por la ESVPS. Diplomada “con distinción” en Advanced Certificate in Feline Behaviour. Miembro de GEMFE y de la ISFM. (International Society of Feline Medicine). Miembro del comité científico de AMVAC. Tesorera de AMVAC. Consultora Digital Certificada. Business Marketing Strategist avalada por Florida Global University. Copywriter certificada por la Escuela de Copywriting de Maïder Tomasena avalada por Florida Global University. Mentora de Veterinarios y creadora del Instituto Felino donde imparte formación a veterinarios. Conferencista internacional habiendo formado a más de 1000 veterinarios en España y Latinoamérica. Docente del posgrado de Gestión y Marketing para Veterinarios de Vetesweb. Autora de artículos científicos y de gestión, y colaboradora del libro “Manual práctico para la gestión de centros veterinarios” Autora del libro “Del offline al online. Cómo digitalizar mi clínica veterinaria” 2021 Multimédica Ediciones Veterinarias. Creadora del podcast Business Veterinario. Colaboradora del programa de radio “Como el perro y el gato” de Onda Cero. Creadora del Método SlowVet.

Continúa leyendo