¿Por qué los vídeos de gatitos triunfan en internet?

Acumulan millones de visitas en YouTube y son todo un fenómeno de la cultura popular. Un estudio científico ahonda en las motivaciones que nos impulsan a ver y reenviar vídeos de gatitos haciendo cosas.

gatitos
istockphoto

Desde hace ya algunos años, los vídeos de gatitos haciendo monerías triunfan en la red. Cada día se reenvían miles de ellos: gatos con grandes ojos tiernos dándose un baño, jugando con una pelota, haciéndose carantoñas con un bebé… ¿Por qué se hacen tan virales este tipo de vídeos?

Más allá de la anécdota, algunos equipos de investigadores han decidido abordar con seriedad este fenómeno tan llamativo de la cultura popular y descubrir sus entresijos. De manera intuitiva, se puede pensar que la visión de estos animalitos tan tiernos nos ayuda a relajarnos, desconectar e incluso segregar oxitocina y otras hormonas relacionadas con el bienestar. En el año 2015, una investigadora de la Universidad de Indiana (EE UU), publicó en la revista Computers in human Behavior los resultados de una encuesta sobre este tema. La investigadora entrevistó a más de 6 500 personas para explorar sus motivaciones a la hora de consumir este tipo de vídeos y ver sus efectos potenciales en los usuarios. También puso a prueba un modelo conceptual que predice el disfrute en función de las relaciones entre la procrastinación, la culpa y la felicidad.

Y ahí está el quiz de la cuestión: la procrastinación. Lo que la investigadora descubrió fue que, efectivamente, el visionado de vídeos de gatitos mejoraba el estado de ánimo de los entrevistados y les aportaba bienestar mental. Pero, en general, el motivo oculto detrás de esta actividad es la procrastrinación. Es decir, no es que organicemos nuestro tiempo diario y reservamos parte del mismo para la actividad: ‘ver vídeos de gatitos monos’, sino que, de forma habitual, lo hacemos para escapar de tareas obligadas y que nos parecen más aburridas o abrumadoras. Seguramente, si no existiera esa tendencia tan humana a la procrastinación, los vídeos de gatos no acumularían tantos millones de visitas en YouTube.

 

Una satisfacción transitoria

En relación con esto, muchos psicólogos advierten del riesgo emocional de procrastinar demasiado. Aunque nos distraigamos de nuestros objetivos con placeres inmediatos como ver un vídeo de gatos monos o consultar nuestras notificaciones en redes sociales, a largo plazo la pérdida de productividad y la sensación de pérdida de tiempo nos producen malestar. Así que, si te gustan los vídeos de gatitos, es más recomendable que seas una excepción a la estadística y, en lugar de verlos en tus horas de trabajo o de realizar otras tareas, te lo planifiques como una actividad aparte y reserves parte de tu día para disfrutarlos sin culpas ni remordimientos.

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo