¿Me dejaría mi perro morir de hambre?

Los perros son animales gregarios capaces de actuar voluntariamente en beneficio de un tercero, en lugar de en beneficio propio. Este comportamiento tan generoso se denomina conducta prosocial y podría no aparecer cuando se trata de regalar comida a las personas.

Los perros son generosos con otros perros

La ciencia ha demostrado cómo los perros son capaces de alimentar, altruistamente, a otro perro. 

En los experimentos que evalúan esta cualidad prosocial de los perros con otros perros, primero se les entrena para accionar el mecanismo para dispensar comida. 

Los resultados muestran que, los perros, accionan el mecanismo de entrega de comida aún cuando el beneficiario del botín es otro perro y no ellos mismos.

Más generosos con perros conocidos que con perros desconocidos

El grado de confianza afecta a la generosidad de los perros, siendo estos más generosos con los perros de su grupo social.

En un estudio estadístico, los perros accionan el mecanismo para dispensar comida a otro perro, un mayor número de veces, cuando el beneficiario es conocido.

Se vuelven más generosos con apoyo

La presencia de un perro de su grupo social conocido, funciona como un facilitador social. 

Los perros, dispensan comida a perros extraños un mayor número de veces, cuando tienen el apoyo de otro perro amigo.

La presencia de perros como facilitadores sociales es uno de los beneficios que también tiene la presencia de mascotas en los lugares de trabajo y en nuestra sociedad. Está demostrado que la presencia de las mascotas favorece la comunicación entre las personas. 

¿Cómo los perros pueden ayudar a las personas?

Miles de años de domesticación han convertido a los perros en grandes compañeros de vida y de trabajo.

  • Entienden el lenguaje humano: desde nuestros gestos hasta nuestras intenciones.
  • Cooperan con los humanos en tareas de utilidad
    • Perros guía
    • Perros de rescate
    • Perros de caza
  • Aportan enormes beneficios emocionales: ayudando con la ansiedad y la depresión.

¿Cómo nos ven los perros a las personas?

  • Mejor con su dueño: los perros diferencian entre personas conocidas y extraños. Se sienten más felices y más tranquilos en la presencia de sus propietarios y tutores que frente a un extraño. El apoyo social a nuestros perros es algo fundamental en su desarrollo y comportamiento.
  • Sienten amor: la ciencia ha mostrado cómo los perros no solo nos quieren por la comida, sino que sienten un verdadero afecto por las personas que los cuidan.
  • Identifican al generoso: los perros son capaces de diferenciar qué personas son más propensas a compartir con ellos, observando cómo se relaciona con otros individuos.
  • Recuerdan quién les ayudó: los perros son capaces de memorizar qué personas les ayudaron en el pasado y actuar en consecuencia.

Los perros nos quieren, pero no nos alimentan

  • La ciencia aún no ha sido capaz de demostrar que los perros nos alimenten.
  • Los estudios hechos hasta ahora fracasan en cuanto a los perros pulsando el botón de entrega de comida para las personas.
  • Da igual si se trata de su propietario o de un extraño, todos pasamos hambre.

Errores en el experimento

Pese no haber encontrado una conclusión sobre la conducta prosocial de los perros hacia las personas, los científicos insisten en los posibles errores en el experimento.

  • El tipo de comida: por ejemplo, el tipo de comida dispensada a los humanos no sería apta para el perro, quién no la habría probado. Por ello podría ser que el perro no entendiera que este tipo de alimento es bueno para la persona.
  • El mecanismo para dispensar comida: el perro podría no asociar correctamente el mecanismo de dispensar comida con la llegada de la comida.
  • La falta de comunicación con la persona: el diseño del experimento no facilita la comunicación entre el perro y la persona, algo que parece fundamental a la hora de establecerse la cooperación.

La conducta prosocial y la genética

  • Varios factores influyen en la conducta prosocial: las hipótesis apuntan a que la conducta prosocial no tendría un origen exclusivamente genético, sino multifactorial ya que hacía ahí van las observaciones en otras especies, como los humanos.
  • Generosos con los de su especie: los resultados científicos hasta ahora muestran que los perros tienen conductas de generosidad y donan comida a otros perros, pero no parece que lo extiendan a los humanos.
  • Habilidades cognitivas con humanos: las grandes habilidades cognitivas relacionadas con la comunicación entre perros y personas son excelentes.Por lo que es necesario un mayor número de investigaciones en referencia a la conducta prosocial de los perros antes de aceptar este resultado negativo para los humanos.

Referencias:

McGetrick, J.et al 2021. Dogs fail to reciprocate the receipt of food from a human in a food-giving task. PloS one, 16(7), e0253277.

Quervel-Chaumette, M. et al. 2015. Familiarity affects other-regarding preferences in pet dogs. Scientific Reports, 5(1), 1-7.

Quervel-Chaumette, M.et al. 2016. Dogs do not show pro-social preferences towards humans. Frontiers in Psychology, 7, 1416.

También te puede interesar:
Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo