¿Los perros pueden aprender palabras rápidamente?

Los perros pueden aprender palabras nuevas mientras juegan con sus dueños, incluso después de escuchar el nombre solo cuatro veces.

perro suizo
Pixabay.

Los perros más inteligentes pueden aprender nuevas palabras después de escucharlas solo cuatro veces. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd (Budapest). No obstante, la evidencia preliminar parece mostrar que la mayoría de los perros no aprenden palabras (es decir, nombres de objetos) a menos que estén muy bien entrenados.

El equipo de investigación analizó el comportamiento de los perros excepcionalmente talentosos que aprenden palabras en ausencia de un entrenamiento, pero que juegan con sus dueños a diario de manera normal. Además, el estudio ha sido publicado en Scientific Reports.

Perros superdotados

En el experimento participaron dos perros superdotados. Un Border Collie llamado Whisky (de Noruega) y un Yorkshire terrier llamado Vicky Nina (de Brasil). Los científicos evaluaron su capacidad para aprender palabras nuevas después de escucharla solo cuatro veces.

Aunque es normal pensar que los perros, al igual que los niños, aprenden palabras principalmente en un contexto social, en este estudio los científicos han podido evidenciar la capacidad de los perros para aprender nombres de objetos durante una tarea basada en la exclusión. En la tarea, los perros tenían delante siete juguetes (que ya conocen y pueden identificar) y un juguete nuevo que desconocen.

"Queríamos saber en qué condiciones pueden aprender palabras nuevas los perros superdotados. Para comprobarlo, expusimos a Whisky y Vicky Nina a nuevas palabras en dos condiciones diferentes", explicó Claudia Fugazza, primera autora del estudio. basada en la tarea y en un contexto social lúdico con sus dueños. Además, en ambas condiciones los perros escucharon el nombre del nuevo juguete solo cuatro veces.

 

perro corriendo
Pixabay.

Conclusiones del estudio

En la tarea basada en la exclusión, los perros demostraron que podían seleccionar el juguete nuevo cuando su dueño decía un el nombre nuevo, lo que confirma que los perros pueden elegir por exclusión. Es decir, son capaces de excluir todos los demás juguetes porque ya tienen un nombre y seleccionar el único que no lo tiene. Sin embargo, cuando los científicos analizaron la capacidad de los perros para reconocer el juguete por su nombre (modificando el nombre verdadero por uno falso igual de novedoso) pudieron observar que los perros fallaban.

La otra condición, la social, donde los perros jugaban con sus dueños mientras estos pronunciaban el nombre del juguete, resultó ser mucho más exitosa. De hecho, los perros aprendieron rápidamente el nombre del juguete, incluso después de escucharlo solo 4 veces. Whiskey y Vicky Nina pudieron seleccionar los juguetes por sus nombres sin ningún tipo de inconveniente tras aprenderse los nombres de esta manera.

Así, según Adam Miklósi, etólogo y coautor del estudio, este aprendizaje es similar a la forma en la que los niños adquieren vocabulario alrededor de los dos o tres años.

 

Continúa leyendo