Los perros comparten su comida con otros perros incluso en momentos difíciles

Los perros comparten su comida con otros perros, especialmente si forma parte de la misma familia.

perro
iStock.

La generosidad se ha considerado por mucho tiempo una característica únicamente humana. Sin embargo, algunas especies como las ratas, chimpancés y otros animales también presentan un comportamiento similar. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio del Instituto de Investigación Messerli (Austria).

De hecho, los científicos ya habían demostrado previamente que los perros también comparten premios de comida con otros perros, especialmente si ya los conocen o forman parte de la misma familia.

Reconocimiento de objetos para entregar golosinas

Para llevar a cabo el estudio, los perros tuvieron que reconocer objetos especiales que servían para entregar recompensas de comida a otros perros.

Los perros fueron entrenados primero para tocar una ficha a cambio de una recompensa de comida para ellos. Luego, los animales fueron entrenados para reconocer dos fichas más: una que servía para entregar una recompensa a un perro compañero y otra que no.

Finalmente, se llevaron a cabo tres experimentos para comprobar si los perros tenían un comportamiento prosocial y, por tanto, entregaban la comida a su compañero.

En la primera fase del experimento, los perros (que podían conocerse de antes o no) se veían y estaban juntos en el mismo recinto. En la segunda prueba, el recinto estaba vacío, pero el otro perro se encontraba presente en la sala de pruebas. Por último, en la tercera fase (la más complicada) los animales estaban completamente solos y no podían verse de ninguna forma.

perros comiendo
iStock.

Conclusiones del estudio

Los científicos pudieron confirmar que los perros presentan un comportamiento prosocial incluso en la fase más complicada del experimento, pues casi todos optaron por compartir la recompensa.

Asimismo, la mayoría de los perros prefirieron compartir la comida con perros que ya conocían. De hecho, los perros desconocidos fueron recompensados casi tres veces menos en comparación.

Por otro lado, los científicos evidenciaron que la presencia de un compañero es importante para la motivación de los perros. Así, incluso cuando los perros no estaban en el mismo recinto (pero podían verse en la sala de pruebas) los animales se encontraban más motivados para dar una recompensa. En cambio, cuando se encontraban solos en la habitación la cantidad de recompensas disminuía.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo