Los peligros de atar a tu perro en la puerta del súper

En este artículo vas a entender porque los “yo espero aquí” junto a un gancho en la puerta de los comercios son un lavado de cara “pet-friendly” en el que no deberías dejar a tu perro atado.


Proponer aparcar al perro no es ser un negocio pet-friendly

Son muchos los motivos por los que las personas que conocemos bien como sienten y aprenden los perros no te recomendamos usar los ganchos para dejar a tu perro cual bicicleta en la puerta del súper, la farmacia o similar.

Siempre ha habido personas que han dejado a sus perros atados en la puerta de comercios que no permiten su entrada. Sin embargo, desde hace unos años, este tipo de comercios ha colocado una placa con un gancho fuera diseñado para atar al animal. Algo así como un parking de perros.

Perro “aparcado” en un “yo espero aquí”
Perro “aparcado” en un “yo espero aquí”

Los riesgos de este gesto

  • Te lo pueden robar, y esto no es ser catastrofista ni desconfiada, es un hecho que ocurre, y un delito del que no me gustaría ser víctima. Aunque existen algunas correas con candado de seguridad y hasta clave, estamos hablando de un ser vivo. Por favor, no dejes nunca a tu perro desprotegido fuera de tu vista.
  • Tu perro puede sufrir un accidente físico: La correa puede soltarse o el arnés ceder ante un rehúso de tu perro, especialmente si es un perro asustadizo o muy impulsivo. Es imposible predecir los estímulos que pueden pasar por delante de sus narices en tu ausencia. Bicicletas, patinetes, petardos, coches, pelotas, otros perros…No corras el riesgo de dejar a tu perro solo.
  • Emocionalmente puede pasarlo mal: Perderte de su vista no es agradable para ningún perro, pero menos aún si no tiene entrenamiento en esta conducta que denominamos espera o permanencia. Cuanto menos tu perro se va a quedar preocupado durante todo el tiempo que dure tu compra, y el estado de estrés en que puede entrar solo por el hecho de no verte, puede hacer que tire de la correa y se lastime, llore o ladre fruto de la angustia. No le hagas pasar un mal trago a tu perro.
  • Puedes poner en riesgo a un tercero: El estado de estrés en que entra tu perro cuando tu desapareces de su vista, puede hacer que incluso muerda a un tercero que se acerca con intención de calmarle. No dejes a tu perro solo en la puerta de ningún sitio y ahórrale un mal trago a una persona espontánea.
  • Dejarle atado impide su libertad de movimiento: y esto es especialmente peligroso en verano cuando las temperaturas altas pueden poner en riesgo incluso su vida. Si el sol cambia en el tiempo que tu perro espera y este no puede desplazarse a la sombra, le estarás condenando cuanto menos a un golpe de calor. No dejes a tu perro solo y atado, pero menos en verano.

La raíz del problema

La realidad es que, pese a que España es un país amante de las mascotas, también es un país con un alto índice de abandono. Muchos locales restringen aún la entrada de mascotas pese a que el sector de público que tiene animales en casa es cada vez más alto.

Además, la mayoría de las personas que tienen animales en casa, los ven como un miembro más en su familia y disfrutan llevándolos con ellos a todas partes.

Incluir las necesidades de este tipo de publico podría convertirse en una ventaja competitiva para las empresas. Pero hacerlo bien, requiere la consulta a personas expertas, pues de lo contrario se cae en falsos lavados de cara como los parkings para mascotas.

La acción individual

Organizarse y dejar a tu perro en casa, mientras vas de shopping.

Comprar en verdaderos comercios pet-friendly, que son aquellos que realmente buscan una solución real a la necesidad de la persona de comprar sin “abandonar” a su perro a la entrada, es decir, que te permiten el acceso.

Contar con ayuda durante el tiempo que duran tus gestiones sin perro. Como una guardería o canguro canino.

Referencia:

Wilkin, C. L., et al. 2016. Who let the dogs in? A look at pet-friendly workplaces. International Journal of Workplace Health Management.
Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo