Los gatos ayudan a disminuir la ansiedad en los niños con autismo

Los niños con autismo son capaces de crear un vínculo duradero con los gatos.

Istock.
gato

Los gatos ayudan a los niños con autismo a aumentar la empatía y disminuir la ansiedad. Esta es la conclusión a la que ha llegado una investigación de la Universidad de Missouri (Estados Unidos). Así, el equipo de investigadores ha analizado los beneficios que tienen los animales de compañías en las familias con niños con autismo.

Aunque hay muchas investigaciones que hacen hincapié en el beneficio de los perros en los niños con autismo, este estudio ha podido demostrar que los gatos también ayudan a aumentar la empatía. Así, los hallazgos podrían tener implicaciones muy beneficiosas para las familias que estén considerando adoptar una mascota.

Los gatos, buenos compañeros para los niños

"Si una familia está considerando adoptar un animal de compañía, queremos proporcionar la mejor información posible basada en evidencia para que puedan tomar una decisión informada. De hecho, los gatos podrían ser más beneficiosos que los perros para algunas familias", explicó Gretchen Carlisle, autora principal de la investigación.

En el estudio, las familias que tenían niños con autismo de 6 a 14 años fueron contactadas a través del Centro Thompson de Autismo y Trastornos del Neurodesarrollo. Después, se monitoreó a los menores tras adoptar un gato en su hogar. Igualmente, los investigadores examinaron el temperamento de los gatos para asegurarse de que estuvieran tranquilos y fueran una buena elección para la familia.

De esta forma, las familias no solo percibieron un vínculo instantáneo entre el niño con autismo y la nueva mascota, sino que también notaron que el vínculo se mantenía a lo largo del tiempo y la ansiedad disminuía.

Gato y menor de edad
iStock.

Beneficio de las mascotas

"Descubrimos que el principal beneficio de los gatos es su aceptación incondicional por parte de los niños", argumentó la investigadora. "Algunos niños con autismo pueden tener problemas sensoriales o ser sensibles a ruidos fuertes, por lo que un gato puede ser una mascota apropiada y reconfortante para las familias debido a su presencia tranquilizadora", añadió.

Ayudar a las familias a tomar la mejor decisión para sus hijos ha motivado esta investigación, tal como asegura Carliste. Por ello, la investigación también destaca los beneficios de la interacción entre los seres humanos y los animales.

"Veo a las mascotas como una forma de mejorar el bienestar de los niños, y es gratificante proporcionar asistencia a aquellas familias que lo necesitan”, subrayó la autora principal del estudio.

También te puede interesar:
Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo