Los 7 criterios para identificar el juego sano entre perros

Una de las cosas que más nos satisface cuando salimos a pasear con nuestro perro, es verlo correr y jugar con otros de su especie. Pero… ¿Cómo saber que el juego entre ellos está siendo sano?

El hecho de que nuestro perro interactúe con otro individuo de su especie y se divierta, sabemos que será beneficioso para él y para nosotros, pues llegará a casa satisfecho, cansado y estará tranquilo buena parte del día.

Sin embargo, pese a que ver jugar a nuestro perro con sus amigos nos encanta, muy pocos reconocemos cuando el juego entre nuestro perro y otro compañero de su especie está resultando beneficioso.

Esto hace que sea bastante común que lo que parecía un juego armonioso entre perros, termine con algún conflicto, incluso con una pelea. Esto, desgraciadamente, ocurre frecuentemente en las zonas de esparcimiento para perros. El desconocimiento y la falta de observación de nuestros compañeros caninos es el motivo principal de estas consecuencias.

¿Cómo reconocer cuándo un juego es sano?

Para reconocer los distintos tipos de juego que se dan en los perros, así como las claves para identificar que todo va bien, es importante atender a la biología de la especie.

Los perros son animales sociales y gregarios, por ello las conductas de juego que se dan entre ellos, se producen con el objetivo principal de sentirse integrados y comunicarse eficazmente.

Además, los perros utilizan su repertorio conductual cuando juegan. Por ejemplo, las distintas fases de la conducta innata de caza, como el acecho, la persecución y la presa aparecen en el juego cuando uno corre tras otro, o acuerdan una simulación de “cacería”. Las conductas de defensa, también aparecen en forma de juego y, especialmente en perros jóvenes, les sirve para divertirse a la vez que ponen a prueba sus capacidades físicas.

Errores comunes al interpretar el juego de nuestras mascotas

Es muy común ver a dos perros jugar a la lucha, a la huida y persecución, o lo que es lo mismo, “polis y cacos” o incluso montarse y subirse uno encima del otro con relativa intensidad.

Esta última versión de juego es a menudo malinterpretada por las personas como una señal de dominancia y, sin embargo, se da mucho en cachorros y perros jóvenes de forma sana y normal.  Otro juego que podemos observar en perros que se tienen confianza o que son muy amigables es la disputa de un objeto como un palo o una cuerda, por ejemplo.

Y ahora que ya sabemos que el juego entre perros incluye persecuciones, cuerpo a cuerpo y disputas de objetos de los que tirar cada uno de un extremo, aprendamos en qué deberíamos fijarnos para identificar que el juego entre perros, sea del tipo que sea, trascurre de una forma sana y lícita.

Aprende a distinguir el juego de tu perro

Para ello citaremos al científico Gordon Burghardt, autor del libro: “El origen del juego en animales”. Para Burghardt el juego es un comportamiento espontáneo, y voluntario que aparece en un ambiente relajado, es decir, libre de estrés, siguiendo una estructura repetitiva y aparentemente sin un fin adaptativo.

De esta definición desglosamos los siete criterios que debería tener un juego entre perros para considerarse beneficioso y justo:

  1. No implica supervivencia. Esto quiere decir, que, si tu perro corre delante de otro perro, no es porque esté intentando huir.
  2. Se produce de forma espontánea y voluntaria, en un ambiente relajado y libre de amenazas. Si tu perro está preocupado por algo, no jugará.
  3. Tiene un cierto carácter de broma. Esto implica que puede tener un aspecto de pelea, pero no lo es, los perros antes han pactado que todo lo que ocurra es “mentira”.  
  4. En el juego sano se dan secuencia repetidas, como perseguir a un compañero parar y volver a perseguir. Esto implica que los perros se dan espacio y no resultan agobiantes para el compañero.
  5. El juego sano no genera estrés, ni adicciones.
  6. Cuando el juego es equilibrado se da cambio de roles. Por ejemplo, en un juego de lucha los perros alternan las posiciones y aparecen ambos encima y debajo sin abusar del compañero.
  7. En el juego lícito hay adecuación al compañero. Esto significa que los perros de mayor tamaño se autosabotean para que el pequeño también se divierta y sienta que gana. Esto se conoce como self-handicaping.

Estos son los siete principios que debe seguir una dinámica de juego adecuada entre perros. Una vez los conocemos, llega el momento de la parte práctica.

Observar cómo trascurre el juego y por tanto la comunicación entre tu perro y su compañero canino, te permitiré entender cómo de cómodo esta tu perro dentro de la actividad.

Retírale unos minutos si percibes que abusa de su fuerza y no se adecua al otro perro, o llámale para darle una salida y espacio si el otro perro corre delante con inseguridad y miedo. Recuerda que el juego siempre debe ser divertido para todos los participantes, de lo contrario no es juego.

Referencias:

Horváth, Z., et al. 2008. Affiliative and disciplinary behavior of human handlers during play with their dog affects cortisol concentrations in opposite directions. Hormones and behavior, 54(1), 107-114.

Sommerville, R., et al. 2017. Why do dogs play? Function and welfare implications of play in the domestic dog. Applied animal behaviour science, 197, 1-8.

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo