La viagra podría ayudar a tratar a perros con megaesófago

Científicos de la Universidad Estatal de Washington concluyen que el sildenafilo abre el esófago permitiendo que el alimento llegue al estómago.

Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Estatal de Washington y publicado en el American Journal of Veterinary Research ha llegado a la conclusión de que el sildenafilo, componente genérico de la archiconocida pastilla azul, la viagra, podría ayudar a perros que sufren un trastorno raro conocido como megaesófago.

Los canes que sufren esta patología tienen el esófago agrandado, algo que dificulta la capacidad de este órgano para conducir la comida al estómago. Como consecuencia, el alimento se acumula en la parte inferior del estómago. Si el problema no se trata adecuadamente, el animal regurgitará la comida y esta podría acabar en los pulmones, lo que provocaría una peligrosa neumonía por aspiración. Precisamente esta complicación puede acabar con la vida del can, tal y como indica Jillian Haines, codirectora del estudio. Es más, muchos perros son sacrificados en los ocho meses posteriores al diagnóstico debido a la mala calidad de vida que llevan.

Lo que han visto los científicos es el que el sildenafilo líquido relaja el músculo liso de la parte inferior del esófago, haciendo que se abra y permitiendo el paso de los alimentos al estómago. “Abre el esfínter esofágico inferior durante 20 minutos a una hora, lo que funciona muy bien para los perros porque solo queremos que se abra cuando están comiendo”, dijo Haines.

Otra buena noticia es que no se han visto efectos secundarios con la dosis empleada en el estudio. Como mucho y de manera poco frecuente se ha observado irritación gastrointestinal.

“No hay medicamentos que podamos usar para controlar el megaesófago”, dijo Haines, y agregó que “sildenafil es el primero en atacar estos mecanismos y reducir la regurgitación, que es importante porque eso es lo que finalmente mata a estos perros”.

El componente de la viagra no solo se usa para tratar la disfunción eréctil sino para tratar la presión arterial pulmonar elevada en humanos y perros.

En el estudio participaron 10 canes que sufren megaesófago (ME). Lo que se hizo con ellos fue administrarles el sildenafilo o un placebo durante dos semanas seguidas. A continuación, los animales pasaron una semana sin tomar ninguno de los compuestos, para luego cambiar los papeles y que los que tomaron sildenafilo tomaran placebo y los de placebo sildenafilo. Los investigadores hicieron a los perros una videofluoroscopia de 30 minutos en la que se usan rayos X en movimiento para ver en tiempo real cómo se hace la deglución.

Los propietarios, por su parte, tenían que registrar los episodios de regurgitación de sus mascotas sin saber qué había tomado su perro, si placebo o sildenafilo. Aunque no hubo una diferencia significativa entre el placebo y el sildenafilo durante una videofluoroscopia, 9 de los 10 propietarios indicaron que su animal regurgitaba menos durante las semanas en las que se le administró el compuesto de la viagra. De hecho, muchos identificaron que ese era el momento en el que el perro había tomado el sildenafilo por el cambio que experimentaba el animal. También se observó una ganancia de peso de los canes al final del estudio.

“Los perros afectados que regurgitaban con frecuencia, pero no excesivamente, parecían experimentar los resultados más drásticamente”, asegura Haines. “De hecho, prescribí sildenafil a varios de esos pacientes después del estudio, y todavía lo usan hoy”, explicó Haines.

A pesar de estos buenos resultados, los animales que mostraban signos graves de la enfermedad no experimentaron cambios tan positivos. La razón es que en ellos era más complicado que llegara el medicamento al estómago para ser absorbido.

Se ha demostrado que el ME es hereditario en varias razas, incluidas los fox terrier de pelo duro y los schnauzers miniatura. Otros canes que pueden estar predispuestos a sufrirla son el pastor alemán, el terranova, el gran danés, el setter irlandés, el shar-pei, el galgo y el labrador.

El estudio es prometedor, pero según Haines es necesario seguir investigando sobre el sildenafilo.

 

Referencia: American Journal of Veterinary Research (2022, January 21). A randomized crossover study of compounded liquid sildenafil for treatment of generalized megaesophagus in dogs, Susan O. Mehain, Jillian M. Haines DVM, and Sarah C. Guess, DOI: https://doi.org/10.2460/ajvr.21.02.0030

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo