La receta del perro perfecto

El perro perfecto es que todas las personas imaginan en su cabeza cuando deciden incorporar un perro a su familia. Pero sinceramente, ¿Crees que le perro perfecto existe?

 

El estereotipo del perro perfecto

La mayoría de personas tienen la idea de que el perro perfecto es un perro que no ladra ni molesta en casa.

Un perro que, durante el paseo va pegado a su dueño sin tirar de la correa y espera en los semáforos.

El perro perfecto viene inmediatamente cuando se le llama y jamás se interesaría por la merienda, ni la pelota de un niño.

El perro perfecto, no pide ni exige, acatando gustosamente cualquiera que sea nuestro horario.

¿Es esto un imposible?

Realmente no. Podemos conseguir el perro perfecto. Si la herramienta principal nuestra capacidad de cubrir perfectamente las necesidades individuales de cada perro como especie e individuo.

No eres tú, soy yo

El perro perfecto es aquel que conecta con tu estilo de vida. Algo parecido a tu “media naranja”.

Los cuatro puntos comunes del perro perfecto

  1. El perro perfecto goza de salud física.
  2. El perro perfecto está sociabilizado correctamente. No tiene miedos irracionales a elementos animados o inanimados de su vida cotidiana. Será capaz, además, de adaptarse rápidamente a situaciones novedosas.
  3. El perro perfecto, tiene un hogar. Un sitio donde protegerse de las inclemencias del tiempo y sentirse calentito o fresco según necesite.
  4. El perro perfecto tiene la oportunidad de mostrar sus comportamientos naturales y sacar provecho de su entorno para comportarse como un perro.

La importancia de individualizar

Dentro del bloque de salud, debemos considerar 3 puntos:

Estos tres puntos deben individualizarse. Pues no tendrán las mismas necesidades dos perros diferentes. Por ejemplo, un Bichón Maltes necesitará un cuidado del pelo mayor que un pastor alemán, que a su vez necesitará una mayor atención al desarrollo de sus cuartos traseros, al ser la displasia una enfermedad común en la raza. El tipo de alimentación también será diferente y deberá cubrir las necesidades nutricionales de cada tipo de perro y de su momento vital.

La parte social, también deberá adaptarse a cada tipo de perro. No necesitarán el mismo número de interacciones sociales con congéneres y otras personas dos perros diferentes. De hecho, lo que a uno puede resultarse muy satisfactorio, a otro puede llenarle de estrés y ansiedad. Esto hará que se comporte mal, alejándose del perro perfecto.

Considerando la naturaleza gregaria del perro, y el hecho de que todo perro necesita una familia, será importante que tenga su rol en ella. Algunos perros, se adaptarán mejor a la vida con niños y otros preferirán la tranquilidad de vivir junto a un único tutor adulto.

Algunos perros necesitarán contacto físico con nosotros y a otros les bastará con tumbarse a nuestro lado.

El cuarto punto común del perro perfecto es tremendamente importante, y casi siempre el más olvidado.

Un perro, es lo que es, un perro. Ni un bebé ni un mueble.

Como animal social y cazador tiene necesidades exploratorias y de comunicación.

Y estas necesidades serán algo variables entre individuos diferentes.

Todos los perros necesitarán comunicarse con animales de su especie. Pero mientras algunos disfrutarán como locos jugando dentro de un recinto lleno de perros. A otros les bastará con oler cada árbol o saliente, reconociendo los rastros de orina y excrementos dejados por otros perros del barrio. 

Los perros, también necesitarán explorar y perseguir “presas”. Algunos disfrutarán haciéndolo con una pelota o peluche. Mientras que otros, elegirán antes correr detrás de un conejo por el campo que tras una pelota en el parque. Y a muchos les bastará con caminar libres pendientes de nosotros, en la distancia que ellos consideran que tienen bajo control.

Lo que nunca debes olvidar sobre el perro perfecto

El perro perfecto no tiene raza.

No necesita tener un tamaño o un color concreto, ni un pelo más o menos sedoso.

El perro perfecto solo necesita un tutor/a competente y concienciado/a.

Con quien pasear cada día, explorar y mostrar comportamientos de perro.

Juega o intercambia afecto con él y le permite relacionarse con otros perros y personas de manera adecuada.

El perro perfecto come comida de calidad y se siente nutrido y en forma. Está sano y realiza al menos una visita anual a su veterinario de confianza.

Así que ya sabes, tener un perro perfecto no depende del perro, sino de ti.

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo