Las normas cívicas que hay que respetar si tienes perro

Los humanos somos los responsables de la imagen de nuestros perros en la sociedad, por eso debemos educarles para que no rompan el equilibrio del entorno en el que vivimos. ¡Recuerda los temas que enumeramos a continuación!

No soltemos al perro donde no debemos
No soltemos al perro donde no debemos

Los dueños de perros son los únicos encargados de la imagen de sus animales en la sociedad. Por desgracia, la actuación de algunas personas poco cívicas suelen aparecer más en los medios y conseguir más notabilidad que el comportamiento educado de la mayoría.

Es lícito que haya gente que no acepte la convivencia con animales porque haya tenido sustos en el pasado, por la poca información o porque nunca ha tenido la oportunidad de cruzarse con un perro para conocer cómo son verdaderamente. También puede que sea porque se encuentran heces en la calle, escuchen en las noticias que un perro ha atacado a alguien, que observen a animales siendo poco “cívicos” de alguna manera…

Los propietarios, desde el primer segundo en el que sacamos a nuestro can a la calle, debemos ser conscientes de dos cosas: que nosotros somos los únicos responsables de las acciones de nuestro perro y que el desconocimiento de las normas que afectan a la tenencia de un cánido no exime de la culpa.

El entorno social en el que vivimos nos requiere una cadena de obligaciones que vienen dadas por las legislaciones de los ayuntamientos y/o de las comunidades autónomas. Aunque nos resulte pesado hacerlo, debemos conocer la normativa de nuestra región sobre los animales de compañía y, por supuesto, respetarlas.

No estamos solos en este mundo y, aunque a nosotros nos encanten los animales y aunque nos cueste comprender que hay a quienes no les entusiasman, debemos educar a nuestros animales, acostumbrarles a los otros seres, dejar limpias las zonas por las que ha pasado el peludo, etc. No podemos ver las cosas desde un único prisma.

Hay mucha gente que no comprende esto y camina por la calle con su animal de una manera muy poco cívica: "si a alguien le molestan los perros, que se aguante; si el perro hace sus necesidades en el parque, ahí se queda, que vengan los servicios de limpieza…" ¿Creemos que esta es la manera de actuar?

Sobre todo, teniendo en cuenta la mala imagen que ya tienen muchos de los perros en las ciudades, esta actitud no hace más que incrementar este pensamiento.

Iremos con la correa hasta la zona adaptada para ellos

Otro motivo de esta visión negativa es llevar al perro suelto o soltarle cuando llegamos al parque. Es algo que hemos hecho todos los propietarios en algún momento de nuestra vida pero no por ello está bien. Existen zonas específicas para el esparcimiento y juegos de nuestros peludos. Si nos parecen insuficientes o demasiado pequeñas, habría que intentar hablar con los responsables en nuestro ayuntamiento para que pusieran más. No tienen la culpa de esto aquellos que se encuentran, sin desearlo, con nuestro perro suelto en la calle.

Los perros potencialmente peligrosos

En Muy Mascotas creemos que los perros de razas como los american stafford o pitbull no son agresivos por naturaleza. La mala educación y/o la falta de interés por parte del propietario hacia su perro pueden conducir al animal a tener malos comportamientos, unos comportamientos que con su fuerza se pueden convertir en serios problemas para la sociedad. Muchas personas pueden adquirir uno de estos canes para defender su propiedad o pensando que están comprando un animal bravo y fuerte y solo quieren potenciar estas características…

Es por esto que se ha determinado tener que pagar una licencia de Perros Potencialmente Peligrosos y que así las personas se lo piensen antes de adquirir uno de estos cánidos por razones poco éticas.

Nuestros barrios funcionan gracias a los adecuados comportamientos sociales de las personas. Nosotros y nuestra familia, incluida nuestra mascota, somos un eslabón más de la sociedad a la que pertenecemos. 

No debe olvidársenos que la mala conducta de nuestro animal es consecuencia de algo que nosotros hemos hecho mal (dejadez, cariño mal entendido, potenciar malos hábitos…). El propietario es responsable de lo que el animal muestre a la sociedad, de su comportamiento, de sus excrementos, de sus ladridos, gruñidos, mordiscos. El racional propietario de un perro es el único responsable de las irracionales acciones de su irracional amigo.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo