Golpe de calor en perros y gatos: síntomas y qué hay que hacer

El golpe de calor puede matar a tu mascota. Lo mejor es prevenirlo, pero te contamos qué hacer en caso de que ocurra. Actuar rápidamente es clave.

Perro y gato en la hierba
iStock

Un golpe de calor es algo muy serio. Tanto es así que esta subida excesiva de la temperatura corporal puede producir daños irreparables en el organismo e incluso la muerte. Es peligroso tanto para las personas como para los perros y los gatos. De hecho, puede ser aún más letal para estas mascotas porque, a diferencia de nosotros, ellas no sudan. Entendida la gravedad del asunto, veamos cuáles son los síntomas de un golpe de calor, cómo debemos actuar para que no vaya a más y qué haremos para prevenirlo.

Síntomas de golpe de calor en los perros

Para saber si nuestro perro está sufriendo un golpe de calor, estos son los síntomas que deberemos tener en cuenta:

  • Su temperatura corporal supera los 40 grados y ni está enfermo ni tiene fiebre.
  • Jadea muy rápido e intensamente.
  • Está débil, hasta el punto de no poder moverse o incluso desmayarse.
  • Tiene las encías azules. Esto se debe a la falta de oxígeno.
  • Tiene espasmos o temblores.

¿Qué hacer si le da un golpe de calor al perro?

Si se produce esta situación, lo prioritario es actuar rápidamente. Estas son las medidas de emergencia:

  • Le llevaremos al lugar más fresco al que tengamos acceso.
  • Le echaremos agua por todo el cuerpo, sobre todo en la cabeza, el vientre y las axilas. Podemos aplicarle cubitos de hielo, pero sin dejarlos mucho rato en la misma zona.
  • Le daremos de beber agua fresca, pero no helada. Si el perro no pudiera moverse, dásela con tus manos o con una jeringa. Es importante darle agua, pero no una gran cantidad.
  • Llévalo al veterinario para que lo examine y se cerciore de que no tenga daños internos.

Cómo evitar que el perro sufra un golpe de calor

  • El animal debe tener siempre a su disposición agua fresca. Procura, por tanto, que el bebedero esté a la sombra.
  • Evita los paseos en las horas centrales del día. Si tiene que salir a hacer sus necesidades, sácalo, pero solo para eso y vuelta a casa. El paseo largo no debe hacerse en ese momento.
  • No le dejes estar al sol mucho tiempo. Es posible que salga a tomar el sol para sintetizar la vitamina D, pero debemos estar vigilantes y moverlo al poco rato.
  • Mójalo, con una manguera, piscina para perros…
  • No dejes al perro en el coche, ni para un recadito rápido ni con el aire puesto, este no les refresca tanto como a nosotros. Un coche al sol puede calentarse hasta los 80 grados…
  • No dejes al perro fuera de casa. Las horas del mediodía son muy peligrosas y si al calor se le suma humedad, los riesgos de golpe de calor aumentan.

Síntomas de golpe de calor en los gatos

  • Su temperatura corporal supera los 42 grados.
  • Jadea.
  • La lengua o las encías se le ponen azules. De nuevo, esto es signo de falta de oxígeno.
  • Está débil y no se mueve.
  • Tiembla y se tambalea.
  • Genera mucha saliva y puede que vomite.
  • Su ritmo cardíaco es elevado.
  • Le cuesta respirar.

¿Qué hacer si le da un golpe de calor al gato?

Del mismo modo que haríamos si un perro sufre un golpe de calor, con el gato actuaremos con premura. Es importante dejar los nervios a un lado y ejecutar.

  • Lleva al gato a un sitio fresco. Puedes incluso poner el aire acondicionado o un ventilador a baja potencia. Es importante que el cambio no sea brusco, que no bajes du temperatura de golpe sino de manera gradual para evitar que sufra hipotermia.
  • Refréscalo con un paño mojado en agua fresca. Pásaselo por la cabeza, el cuello, el pecho, las patas y el vientre. No uses una toalla entera, sino paños, trapos o gasas.
  • Humedece su boca con agua, pero no le obligues a beber.
  • Ponlo bajo un chorro de agua. Eso sí, esta no debe estar muy fría y el agua debe salir a baja potencia, nunca a tope.
  • Llévalo a la clínica veterinaria para descartar posibles daños internos.

Cómo evitar que el gato sufra un golpe de calor

  • En verano, el gato tiene que poder acceder a una zona fresca y con sombra.
  • Por supuesto, debe tener siempre agua fresca disponible. Puedes tener varios bebederos en casa o incluso una fuente de agua para gatos.
  • Aliméntalo en las horas más frescas del día.
  • Nunca lo dejes dentro del coche, por muy poco tiempo que sea.
  • Si el gato es de pelo largo, quizá le venga bien un corte de pelo.
  • No dejes que esté al sol.
Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo