Fallece Capitán, el perro que veló a su dueño durante más de diez años

El animal ha estado velando la tumba de su dueño, en una localidad argentina, durante la última década. Los lugareños quieren que sus restos descansen junto a los del hombre.

Perro Capitán
Capitán en el cementerio. Foto: TW @cronicaweb

La fidelidad de los perros nos sorprende continuamente con casos como el de Capitán, un perro argentino que llevaba más de diez años viviendo en el cementerio donde se encontraba la tumba de su dueño. Capitán era un símbolo en la localidad argentina de Villa Carlos Paz, y ahora ha fallecido en el mismo cementerio tras unos años en los que ya la edad le estaba causando estragos, según cuenta la florista del lugar, que era quien le alimentaba y cuidaba.

Capitán, un precioso e inteligente perro mestizo de pastor alemán, fue un regalo de su dueño, Miguel Guzmán, a su hijo Damián en 2005. Apenas un año más tarde, Miguel Guzmán fallecía y Capitán, de un día para otro, desapareció del hogar familiar. El resto de la familia no entendía su repentina desaparición, pero a los pocos meses volvió a aparecer. Uno podría pensar que volvió a la casa familiar, pero no fue así: Capitán se quedó en la calle, rondando la vivienda, durante unos días y poco después se fue de nuevo.

La familia de Miguel Guzmán dio por sentado que había sufrido un accidente y había muerto, o que otra familia lo había adoptado, hasta que un día reapareció, pero esta vez en el cementerio, sobre la tumba de Miguel. Desde entonces, Capitán comenzó a vivir allí, yendo todas las noches a dormir sobre el lugar donde descansaba su dueño.

Así, el perro se convirtió en uno más del cementerio, donde fue atendido, alimentado y cuidado por Marta Clot, la florista. Durante los últimos años, según relata esta, ya apenas podía subir a la tumba por sus problemas de cadera y la debilidad que presentaba, debido a sus 16 años de edad. Tras una década de velar a su humano fielmente, Capitán apareció muerto ayer en los baños del cementerio, y los habituales del lugar quieren que sus restos se queden allí, donde pasó sus últimos años y en compañía de su dueño. Ahora es el turno de que las autoridades locales se pronuncien.

La historia de Capitán no es la única de este tipo que se ha convertido en referente de la cultura popular. En Cádiz es muy conocida la historia de Canelo (sobre la que un autor argentino incluso escribió un libro). Se trata de un perro que durante 12 años estuvo esperando a su dueño en la puerta del hospital al que le llevaron, y donde el hombre murió. Canelo, pacientemente esperando en la entrada, se hizo “famoso” en la ciudad y se convirtió en uno de esos personajes que marcan la historia de un lugar. Incluso tiene  una placa con su figura en relieve.

Y como estas, muchas historias más. Y es que la fidelidad de los perros, como saben los que conviven con uno, no tiene límites.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable.

Continúa leyendo