¿Existe el suicidio en perros?

Hoy sabemos que los perros experimentan emociones muy similares a las que sentimos los humanos. Y pueden sufrir enfermedades mentales similares a la depresión. Un motivo que lleva a algunas personas al suicidio. ¿Podría ocurrir algo similar en nuestros perros?


Intención o accidente

¿Alguna vez has escuchado a alguien afirmar que un perro se suicidó tirándose por la ventana, lanzándose a la carretera, o cayendo por un puente?

Lo cierto es que estos sucesos ocurren. Pero, ¿cuál es la explicación?

Las mismas emociones que llevan a las personas a quitarse la vida, aparecen en los perros

Aunque es prácticamente imposible meterse en la mente de una persona para conocer las razones exactas le pueden llevar a cometer suicidio. Podemos nombrar algunas de las emociones más generales y observar cómo, curiosamente, también aparecen en los perros.

  1. Depresión: el sufrimiento anímico que padecen las personas con depresión, y la ausencia de ganas de vivir, llevan a algunas personas a acabar con su vida.
  2. Impulsividad: la falta de autocontrol puede llevar a una persona hasta la muerte.
  3. Psicosis: alucinaciones producidas por un mal funcionamiento de la bioquímica natural del cerebro o a consecuencia de la acción de sustancias externas como el alcohol o las drogas.
  4. Incapacidad de gestionar el estrés: el sufrimiento agudo o crónico puede llevar a una persona a tal estado de estrés y de ansiedad, que termine realizando conductas autodestructivas o quitándose la vida.

En contra el suicidio en perros

Un gran número de investigadores asegura que, para cometer suicidio, deben cumplirse estos tres requisitos: 

  1. Capacidad de reflexión del sujeto sobre su propia vida
  2. Intencionalidad para hacerse daño o quitarse la vida
  3. Tener conciencia de la muerte y de sus consecuencias

Para suicidarse, es necesario tener un nivel de autoconciencia que haga válida la intencionalidad de dejar de vivir. Requiere por tanto tener consciencia no solo de la vida, sino también de la muerte.

En este aspecto, los perros, estarían alejados de tal situación, al no tener conciencia de las consecuencias de su muerte.

Algunos argumentos a favor de la existencia del suicidio en perros

 ¿Opinión sesgada por el antropocentrismo?

 Otros puntos de vista contemplan la posibilidad de la existencia del suicidio en perros.

Y argumentan que su negación se debe a una visión sesgada del antropocentrismo, incapaz de asumir ciertos niveles de conciencia en los animales no humanos.

Sin embargo, la aceptación de ciertas emociones en los perros que ya hoy sabemos, podría abrir nuevas puertas a una visión del suicidio como un fenómeno no exclusivamente humano.


3 causas de muertes en perros, que parecen suicidios 

  1. Emociones de intensidad desbordada: sabemos que los perros se emocionan y que las emociones pueden vivirse a intensidades muy diferentes. Por ejemplo, un perro puede sentir emociones diferentes por la comida, la gente, otros perros, la situación de quedarse solo o ir al veterinario. Pero, además la intensidad en la que experimenta tales emociones también puede variar.
    Cuando la intensidad emocional alcanza sus niveles máximos, el sistema cognitivo del cerebro del perro queda bloqueado y esto hace que su conducta sea completamente irracional. Esto puede hacer que salga corriendo y le pille un coche, cuando suena un petardo y se asusta, o se tire por la ventana ante el pánico de haberse quedado solo. Igualmente podría ser atropellado al salir corriendo tras un conejo o persiguiendo una bicicleta. Pero la intención no era morir. 

  2. Estrés: un perro que por no ver cubiertas sus necesidades básicas, como ocurre en muchas ocasiones al vivir en cautividad y no tener libertad, puede experimentar un nivel de estrés exagerado. Este estrés, podría expresarse a través de conductas autodestructivas. Por ejemplo, lesionarse mordiéndose partes de su cuerpo. Estas actitudes se conocen como estereotipias y son fruto de la necesidad del organismo de dar salida al exceso de energía producido por el cuerpo. 

  3.  Depresión: los perros pueden experimentar estados de tristeza y angustia tan grandes que bloquean su conducta y dejan de realizar las funciones básicas para la supervivencia. En la indefensión aprendida, el perro ha aprendido que es incapaz de salir de una situación adversa, y deja, por tanto, de intentarlo. Incluso aunque tenga opciones de salir de la situación desagradable, no las verá. Este estado, puede llevarlo a la muerte. 

Con todo esto, parece que el hecho de que los perros sienten y se emocionan como los humanos y que poseen capacidades cognitivas que no dejan de sorprendernos, deja una puerta abierta a la posibilidad de que el suicidio no sea algo exclusivamente humano.

Solo por existir esta posibilidad, estamos obligados, no solo a cuidar la salud física de nuestras mascotas, sino también su salud mental.

¿Cómo curar la depresión en los perros?

  • Mantén las rutinas de tu perro, paseos, comidas, higiene y afecto. Trata de observable y conocerlo.
  • Cuida su alimentación y asegúrate de que sea de calidad, natural y preparada con cariño.
  • Proponle actividades que le motiven
  • Estimula sus sentidos, como que use su olfato, o el tacto mediante masajes.
  • Mantén tú una actitud positiva, paciencia y mucha constancia.
  • No descartes ayuda de un veterinario especialista en etología que pueda recetar suplementos o fármacos adecuados.

Referencias:

Peña-Guzmán, D. M. 2017. Can nonhuman animals commit suicide? Animal Sentience, 2(20), 1.

 

 

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo