Estos son los requisitos que deben cumplir las mascotas que vengan de Ucrania

Las medidas van enfocadas a evitar la llegada a nuestro país de la rabia, enfermedad que es endémica en Ucrania y puede afectar a los humanos.

Ya son más de un millón y medio las personas que han salido de Ucrania desde que el pasado 24 de febrero Rusia invadiera el país y comenzara la guerra, según datos de ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Los refugiados ucranianos llegan en oleadas a los países europeos y muchos van acompañados de sus mascotas. En vista de la situación, la Comisión Europea ha recomendado a los países miembros adaptar los controles veterinarios existentes para facilitar que los animales puedan entrar junto a sus dueños.

En España, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha creado un protocolo con las normas que han de cumplir los animales de compañía que entren en nuestras fronteras, sobre todo con la intención de evitar la llegada de la rabia, pues en Ucrania es una enfermedad muy extendida y se da incluso en humanos.

Tal y como indica se indica en el documento publicado por el Ministerio de Agricultura, Ucrania es un país tercero que no está incluido en el Anexo II del Reglamento(UE) 577/2013, por lo que las condiciones habituales que deben cumplir las macotas sensibles a la rabia que vengan de allí serían las siguientes:

-          El animal tiene que portar el microchip que le identifica.

-          El animal tiene que estar vacunado contra la rabia.

-          El animal tiene que haber superado una valoración de anticuerpos en sangre. La muestra deberá haberse tomado al menos 30 días después de haber recibido la vacuna y tres meses antes del desplazamiento.

-          Se ha expedido un certificado de importación que acompaña al animal, o en caso de reintroducción, de un pasaporte que certifique la vacunación y el análisis de anticuerpos.

-          No podrán entrar al país perros, gatos y hurones menores de siete meses, que es el periodo establecido por la edad de vacunación y la determinación de los anticuerpos posvacunales.

La situación actual de guerra obliga, por tanto, a adaptar las condiciones de entrada existentes. El nuevo protocolo sería el siguiente.

-          Microchip identificativo. Si el animal ya tiene microchip y este es legible, no será necesaria su reidentificación. En caso de que no sea así, se le pondrá el microchip.

-          Vacuna de la rabia. Se dan varios supuestos.

  1. Si la mascota ha sido vacunada contra la rabia en Ucrania, se le hará un análisis de sangre para el recuento (titulación) de los anticuerpos y se le revacunará en el momento. “Si la titulación es favorable, el animal permanecerá con el propietario en aislamiento domiciliario hasta completar un periodo de 3 meses desde la extracción de sangre. Si la titulación es desfavorable, se realizará una nueva titulación a los 30 días, permaneciendo en cuarentena en un centro público o privado. Si la titulación es desfavorable, revacunación a los 2 meses de la anterior vacuna y permanecerá en el centro de cuarentena, con una nueva titulación de anticuerpos pasados 30 días de la segunda vacunación; si la titulación vuelve a ser desfavorable, se completará la cuarentena en el centro por un periodo máximo de 6 meses desde la primera extracción de sangre. Si la titulación es favorable completará con el propietario el periodo de cuarentena de 3 meses desde la primera extracción de sangre”, se indica en el documento.
  2. Si la mascota ha sido vacunada a la entrada en la Unión Europea, se le hará el análisis de sangre si han pasado 30 días desde la vacunación. Si no han pasado esos días, el animal tendrá que estar en cuarentena en un centro público o privado. “Si la titulación es favorable, el animal completará el periodo de cuarentena de 3 meses desde la extracción de la sangre en compañía de su propietario. Si la titulación es desfavorable, se revacunará a los 2 meses de la primera vacunación y se continuará actuando como en el apartado 1”, dice el protocolo.
  3. Si la mascota estuviera sin vacunar, se le vacunaría y tendría que pasar la cuarentena en un centro público o privado. Treinta días después de ser vacunada, se le haría el análisis de sangre para la titulación de anticuerpos. “Si la titulación es favorable, completará el periodo de cuarentena de 3 meses en el centro; si es desfavorable, revacunación a los 2 meses y se continuará de la misma forma que en los puntos 1 y 2”, dice el protocolo.
Perro dentro de una bolsa de deporte
iStock

Riesgo de rabia

Según se indica en el documento publicado por el Ministerio, el riesgo de rabia principal para nuestro país se encuentra en el norte de África, “que es un territorio fuertemente endémico y fuente frecuente de casos importados en Ceuta y Melilla. Ello se demuestra con el actual foco de Melilla, que se ha tornado endémico y de difícil control y erradicación, lo que ha hecho aumentar el nivel de riesgo para todo el resto del territorio nacional”.

El siguiente nivel de riesgo, “considerablemente menor” sería el que supone la importación ilegal de perros de caza procedentes del este de Europa. La situación actual en Ucrania supone que el riesgo pueda aumentar “de forma notable”.

En Ucrania la rabia está muy extendida, y se da tanto en animales como en humanos. Según datos del Ministerio, cada año se dan 1600 casos de rabia en animales de Ucrania y se han registrados casos esporádicos en humanos. “Los casos afectan tanto a perros como a gatos, si bien la proporción de ataque a personas por animales infectados fue, en el periodo 1996-2020, de perros (1:124), de gatos (1:25), de animales salvajes (1:7) y de animales de granja (1:2)”, se lee en el documento.

Los ataques a personas por parte de carnívoros domésticos se observaron con mayor frecuencia en la parte oriental de Ucrania. Esto se debe a la alta urbanización y densidad de la población de la zona.

En los últimos 25 años, en Ucrania se han registrado 63 casos de rabia en humanos. El principal origen fueron los perros (24 casos) y los gatos (22 casos).

El protocolo también contempla medidas de prevención de un parásito endémico de Ucrania, el Echicococcus multilocularis, un gusano que pueden albergar los perros y que produce quistes, principalmente en los pulmones y el hígado, pero también en el corazón, los huesos y el cerebro y que puede ser mortal. En España no se ha detectado en animales domésticos.

El Ministerio recomienda suministrar a los animales que lleguen del país en guerra un tratamiento de praziquantel o sustancias que por sí solas o en combinación hayan demostrado reducir la carga de las formas intestinales maduras e inmaduras del parásito en las especies huéspedes afectadas.

Continúa leyendo