Estas son las principales causas de estreñimiento en los gatos

El estreñimiento es la incapacidad de defecar con normalidad. Si ocurre este estreñimiento ocurre durante demasiado tiempo, es posible que se vuelva irreversible.

 

El tránsito intestinal, desde que un gato come hasta que defeca, dura de media entre 12 y 24 horas. A través de los diferentes tramos del aparato digestivo se van sucediendo las diferentes etapas de la digestión de la comida. El colón es el último tramo del intestino, donde se realiza la absorción, entre otras cosas, del agua. Cuanto más tiempo pasen las heces en el colón, mayor será la absorción de agua por parte de la mucosa del colon, mientras que si pasan de forma rápida o si hay alguna alteración a estos niveles, las heces estarán más hidratadas, incluso llegando a ser diarreicas.

¿Qué pasa si un gato no puede defecar?

Un aumento de la deshidratación de las heces, produce una dificultad a la hora de defecar, pudiendo paralizarse incluso. Si las heces se retienen durante mucho tiempo en el colon, se pueden ir acumulando al no poder eliminarse, pudiendo causar un megacolon.

Este megacolon es una dilatación extrema de este tramo del intestino, que produce una alteración en su mecanismo de contracción, lo que implica la pérdida de la capacidad de eliminar las heces hacia el exterior.

Por lo tanto, ante cualquier signo de estreñimiento, debemos actuar de forma rápida para evitar que acabe desarrollando un megacolon.

¿Cuáles son los síntomas de estreñimiento en gatos?

Los gatos son maestros escondiendo todos sus síntomas, por este motivo debemos estar muy atentos a ellos y al mínimo cambio de actitud y/o comportamiento acudir al veterinario.

Los síntomas de estreñimiento pueden ser:

  • Acudir muchas veces al arenero. ¡Cuidado!, que esto en ocasiones puede confundirse con la imposibilidad de orinar. Hay que fijarse bien tanto en la postura como en si está haciendo pis o no, ya que el no hacerlo puede ser un signo, entre otros, de obstrucción urinaria, que es una urgencia veterinaria vital.
  • Colocarse en postura para defecar sin llegar a hacerlo.
  • Maullidos, de dolor, al intentar defecar.
  • Heces pequeñas, de consistencia dura y secas.
  • Heces fuera del arenero, que pueden indicar dolor al defecar, evitando el uso del arenero al pensar ellos que el dolor se produce al utilizarlo.
  • Abdomen tenso y con dolor
  • Vómitos
  • Deterioro de su salud general, pérdida de peso, pelaje descuidado y de mala calidad.

¿Cuáles son las causas de estreñimiento en gatos?

Existen varias causas que producen estreñimiento en gatos

  • Deshidratación por el motivo que sea. Como hemos visto, a nivel del colon se produce la absorción de agua, entre otras cosas. Por este motivo, si el gato está deshidratado, el colon tratará de absorber más agua de las heces para mantener el equilibrio hídrico del gato.
  • Ingestión de cuerpos extraños, al producirse una obstrucción debida al cuerpo extraño.
  • Problemas de columna o artrosis que producen dolor en la postura para defecar por lo que evitan hacerlo. Además, estas patologías pueden producir alteraciones nerviosas que afecten a la inervación de diferentes tramos del colon, provocando que no tenga capacidad para contraerse de forma normal para eliminar las heces
  • Obstrucciones a nivel del colon, que pueden ser causadas por tumores, pólipos, traumatismos que produzcan un estrechamiento del canal pélvico por donde pasa el colon hacia el exterior
  • Enfermedades digestivas crónicas, que pueden ser desde inflamatorias a tumorales, que no permitan el buen funcionamiento del digestivo o que produzcan como hemos dicho obstrucciones por masas.

Estreñimiento en gatos, ¿cuándo preocuparse?

Un episodio de estreñimiento de un día de duración puede no ser más que anecdótico y generalmente solucionarse con medidas básicas pautadas por el veterinario, como puede ser el aumento del consumo de alimento húmedo, dietas específicas (no en todos el aumento de fibra es necesario, incluso en algunos puede ser contraproducente) o remedios para aliviar los síntomas.

Si vemos que el gato

  • lleva más de un día sin defecar y cuando intenta hacerlo muestra signos de dolor, como maullidos, o lamido excesivo de la zona.
  • defeca heces pequeñas, secas e incluso en ocasiones con un poco de sangre
  • ha empeorado su estado general. Tiene fiebre, no se acicala como antes, o tiene vómitos
  • si tenemos sospecha de que haya podido comerse algún cuerpo extraño.

Nunca debemos administrar un medicamento, y sobre todo si es de uso para personas al gato sin preguntar al veterinario. El uso de algunos laxantes y enemas para personas, pueden producir alteraciones electrolíticas en nuestro gato.

¿Qué se le puede dar a un gato para prevenir el estreñimiento?

Una de las medidas principales es evitar cualquier deshidratación. Los gatos son animales carnívoros que ingieren el agua al comer sus presas y que no tienen “necesidad” de beber agua, al ingerirla con la comida.

A día de hoy, en función del tipo de alimentación que se le esté administrando, es posible que puedan tener una deshidratación subclínica, es decir, que no se vea a simple vista que la tenga.

Para evitar la posible deshidratación debemos

  • Aumentar la ingesta de comida húmeda
  • Proporcionar diferentes puntos de agua en casa, incluso con fuentes para hacer “más atractivo” su consumo

Otras medidas para evitar el estreñimiento son:

  • Limpieza diaria del arenero
  • Utilizar areneros adaptados a las necesidades del gato. Por ejemplo, en gatos mayores o con artrosis usaremos areneros con entradas más bajitas para que puedan acceder a ellos sin problemas
  • Número y tipo de areneros adaptados al número y grupos sociales de gatos que haya en casa
  • Arena aglomerante que permite una mayor higiene del arenero.
Ana Anglada

Ana Anglada

Veterinaria clínica y empresaria en Anaga Centro Veterinario desde 2007. Consultora de gestión y marketing para clínicas veterinarias. Certificada europea en Medicina Felina por la ESVPS. Diplomada “con distinción” en Advanced Certificate in Feline Behaviour. Miembro de GEMFE y de la ISFM. (International Society of Feline Medicine). Miembro del comité científico de AMVAC. Tesorera de AMVAC. Consultora Digital Certificada. Business Marketing Strategist avalada por Florida Global University. Copywriter certificada por la Escuela de Copywriting de Maïder Tomasena avalada por Florida Global University. Mentora de Veterinarios y creadora del Instituto Felino donde imparte formación a veterinarios. Conferencista internacional habiendo formado a más de 1000 veterinarios en España y Latinoamérica. Docente del posgrado de Gestión y Marketing para Veterinarios de Vetesweb. Autora de artículos científicos y de gestión, y colaboradora del libro “Manual práctico para la gestión de centros veterinarios” Autora del libro “Del offline al online. Cómo digitalizar mi clínica veterinaria” 2021 Multimédica Ediciones Veterinarias. Creadora del podcast Business Veterinario. Colaboradora del programa de radio “Como el perro y el gato” de Onda Cero. Creadora del Método SlowVet.

Continúa leyendo