Estas son las mejores formas de hacer feliz a un perro

Algunas veces, en las consultas de comportamiento canino me llega la pregunta de algún tutor preocupado en si su perro es realmente feliz.

 

De alguna manera, todos tenemos la idea de que un perro feliz se comportará bien, pues el estado de bienestar y la ausencia de estrés influye visiblemente en el comportamiento de cualquier individuo.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad no es algo tan complicado como nos empeñamos los humanos en pensar.

Al menos para nuestros perros y otros animales no humanos, la felicidad es mucho más sencilla. Algo que coincide con el estado de bienestar. Esto significa que, la felicidad consiste en estar sano desde el punto de vista físico, mental y emocional.

La salud física

El dolor dificulta la felicidad

Los cuidos veterinarios, así como una correcta higiene y la alimentación son fundamentales para asegurar la felicidad de tu perro.

El dolor, dificulta la felicidad, por eso es importante considerarlo.

La salud mental

Un perro que piensa es un perro feliz

Los perros no solo necesitas ejercitar sus músculos para sentirse bien.

Las neuronas son igual de importantes para su felicidad.

La conducta innata de caza que tienen los perros, es un proceso altamente cognitivo y que requiere del uso de una buena parte de su cerebro racional. Poder realizar este tipo de conductas de forma natural y sin estrés les mantiene en equilibrio. Por eso, los perros que viven y trabajan en el campo se muestras tranquilos y equilibrados.

En nuestras ciudades, a veces es difícil que puedan mostrar estas conductas específicas de forma natural y por ello es importante preverles de juguetes y momentos de ocio donde puedan usar esa parte de su cerebro que desde hace tantos años llevan escrita en su ADN.

Un perro que usa su boca es un perro feliz

Desde un motivador o una pelota que perseguir y disputar… hasta juegos de los que sacar comida. También lamer o morder un snack. Todo lo que sea empoderarse de su boca, está enfocado en hacer feliz a tu perro.

Un perro que usa su olfato es un perro feliz

Nadie pone en duda que el olfato es el principal sentido de los perros. Mediante su potente órgano sensorial, los perros recogen una importante cantidad de información del entorno.

A algunas personas no les gusta que su perro le huela el culo a otro perro o que esnife las moléculas que salen de cada esquina llena de orín…

Sin embargo, la ciencia ha demostrado que los perros que olfatean son más optimistas y productivos que aquellos que solo se limitan a realizar otro tipo de actividades.

La salud emocional

Un perro que gestiona adaptativamente sus emociones es un perro feliz

Las emociones forman parte de nuestro día a día. Sentir miedo, alegría, tristeza o rabia es algo normal y sano. Lo que impide la felicidad es cuando estas emociones dominan tu conducta. Esto te impide usar la parte racional del cerebro en la toma de decisiones y te lleva a la inadaptabilidad.

A los perros les pasa lo mismo. Un perro que tiene miedo de otros perros y cada vez que se cruza con uno ladra desesperado. No puede ser feliz. Igualmente, un perro que pierde la cabeza por una pelota y no ve nada más cuando hay una delante, no puede ser feliz.

El equilibrio emocional es fundamental para la felicidad.

Un perro que siente y muestra afecto es feliz

Y estas muestras de afecto no son como las entendemos los humanos. A los perros, no les gustan ni los besos ni los abrazos. Ni en muchos casos las caricias.

Pero todos los perros son felices cuando tienen acceso a sus familias, viven en casa con nosotros y disfrutan de nuestra compañía.

Son felices cuando les hablamos en un tono amable y cuando jugamos con ellos a lo largo del día.

No podemos olvidar, que nuestro perro es un animal social. Tener cubierta esta necesidad, sin duda le hará más feliz.

Un perro con amigos es más feliz

Un perro es un animal que, indudablemente, se siente feliz entre humanos. Sin embargo, tener al menos un amigo de su especie le hará más feliz, al dar salida a su naturaleza social con sus conespecíficos.

No hace falta saludar a todos los perros del barrio. Posiblemente a tu perro no le gustan todos. Pero al menos un amigo afín al que vea con asiduidad, va a hacer te tu perro un individuo más feliz.

Referencias:

Duranton, C., & Horowitz, A. 2019. Let me sniff! Nosework induces positive judgment bias in pet dogs. Applied Animal Behaviour Science, 211, 61-66.

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo