¿Es legal la zoofilia en España?

La zoofilia es una práctica prohibida en España, está tipificado como delito de maltrato animal en el artículo 337 del Código Penal. A pesar de ello, podemos encontrar páginas Webs con publicaciones y videos exclusivamente dedicadas a esta práctica. A pesar de ser una conducta prohibida, en España tiene gran cantidad de seguidores.

 

¿Qué es la zoofilia?

La zoofilia es una una parafilia, la realizan personas con baja autoestima, consiste en relaciones sexuales de humanos con animales, evidentemente, sin el consentimiento de estos últimos. Estamos ante un abuso y explotación de lo más cruel.

Aunque siempre parecía una práctica más propia del mundo rural, los seguidores que muestran interés por las páginas Web que ofrecen este tipo de publicaciones no dejan lugar a duda de su éxito. Eso sí, todo de manera muy discreta por ser mal visto en nuestra sociedad.

Sin embargo, siendo tan aberrante pensar en la práctica de sexo con animales, la zoofilia no está catalogada como trastorno mental.

¿Qué secuelas sufren los animales?

Las lesiones, aunque no sean de gravedad a nivel físico, en lo psicológico son muy importantes y afectan al estado anímico y mental del animal ocasionando graves secuelas psicológicas, algunos animales puede morir por el estrés que sufren, tenemos que tener en cuenta que son sometidos a ese maltrato de manera habitual.

Sufren desgarros anales y vaginales, llegando, alguno de ellos, a necesitar ser intervenido quirúrgicamente. Es importante que los centros veterinarios que detecten lesiones de abuso sexual en un animal procedan a denunciarlo ante la policía. En muchas ocasiones es lo único que puede salvar al animal de ese horror.

Un delito difícil de detecta y perseguir

La zoofilia es un maltrato “silencioso” que pocas veces es denunciado por vecinos o personas cercanas al maltratador y es un delito muy desconocido para los cuerpos policiales. En muchas ocasiones es difícil una intervención cuando un animal es fuertemente golpeado dentro de la vivienda, todo por ser una propiedad privada, más complicado es requerir la presencia de una patrulla porque en casa de nuestro vecino oímos ruidos raros y sospechosos compatible con esta práctica

A veces hay suerte y es posible demostrar un acto de zoofilia. Recordar el caso de Alcudia donde gracias a unas cámaras de seguridad en una finca, se grabaron las agresiones sexuales a una yegua y una potra. Los propietarios habían observado cambios en el comportamiento de los animales y habían observado lesiones en los genitales. El responsable de tan deleznable hecho, fue detenido por la Guardia Civil y puesto a disposición judicial.

La zoofilia en internet

Es fácil encontrar páginas Web y espacios de contacto de contenido zoofílico en nuestro país, algo contradictorio siendo un delito de maltrato animal, con penas de hasta un año de prisión. Lo primero que se nos viene a la mente es si está prohibido, ¿Por qué se permiten? Seguramente que el sitio Web está ubicado en un país donde sí está permitido o sencillamente porque nadie lo denuncia.

Es necesario regular el tráfico de anuncios en Internet, donde se ofrecen animales para estas prácticas sexuales. Debe ser una regulación muy concreta, actualmente existe un vacío legal al respecto. Ante semejante perversión, que hace mucho daño a los animales, no debemos mirar hacia otro lado".

Estos son los países donde la zoofilia es legal

En Canadá, sorprendieron a medio mundo al determinar, el Tribunal Supremo, que no es delito tener sexo con animales, matizando que siempre que no haya penetración

En Estados Unidos, en 16 estados no es considerado delito tener relaciones sexuales con animales. Es más, existe un turismo sexual en granjas con todo tipo de animales.

Dinamarca es otro de los países que permite la zoofilia, por ellos muchos “clientes” de Noruega, Alemania, Holanda o Suecia se trasladan al país deseosos de mantener sexo con animales.

En Asia es habitual ver como prostituyen a hembras de orangután en burdeles, las depilan y les pintan los labios. Algo repugnante y digno de mentes enfermas.

Los expertos deberían estudiar este tipo de actos, la sexualidad es libre siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo. En el caso de los animales es un abuso y maltrato tanto físico como psicológico y debería ser perseguido y castigado. La sociedad actual desprecia y rechaza la zoofilia, sin embargo, en estos países se antepone el deseo perverso de estas personas al bienestar de unos animales que sufren a lo largo de muchos años y causándoles graves secuelas.

Riesgo para las personas que practican la zoofilia

Las personas que practican la zoofilia pueden sufrir graves problemas de salud, no son conscientes al peligro que se exponen. La exposición a las secreciones y mucosas de los animales pueden llegar a producir graves infecciones. Un estudio brasileño determino que puede producir cáncer de pene, pudiendo llegar a morir. El ocultismo de esta práctica lleva a estas personas a no pedir ayuda.

 

Fuentes:

https://www.boe.es/buscar/pdf/1995/BOE-A-1995-25444-consolidado.pdf

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1743-6109.2011.02512.x

https://www.livescience.com/16903-sex-animals-bestiality-penile-cancer.html

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo (Justicia Animal)

Presidenta de Justicia Animal, Presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, miembro del Foro de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Madrid, miembro del Consejo Asesor de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Continúa leyendo