El horror oculto del Centro de Transfusión Veterinario S.L

Pensábamos que lo habíamos visto todo en maltrato animal, a diario vemos casos terribles en los medios de comunicación, pero el caso de la finca en Humanes de Madrid donde mantenían animales para extraerles la sangre hasta matarlos para su comercialización, nos ha dejado a todos con el corazón encogido.

 

El pasado 13 de junio, la Guardia Civil junto con la Fiscalía de Medio Ambiente de Móstoles-Fuenlabrada y la Comunidad de Madrid, liberaban a más de 250 animales, perros de la raza galgo, gatos y conejos. Animales que mantenían hacinados y en pésimas condiciones sanitarias y detienen a dos personas por su presunta implicación en un delito continuado de maltrato animal e intrusismo profesional.

Un negocio muy rentable

Todos los animales eran utilizados para extraerles la sangre y venderla a clínicas y hospitales veterinarios para realizar transfusiones a animales de compañía. Un negocio muy rentable, se calcula una facturación de más de 150 000 euros al año.  Vendía la sangre a un precio de 80 euros por 400 mililitros en el caso de los perros, y 85 euros por 40 mililitros si se trataba de sangre de gato. 

L.M.V.F se hacía pasar por veterinario y experto en transfusiones, además es el presidente de la Asociación de Hematología y Homeopatía, impartía cursos de hematología y transfusión sanguínea y era ponente en numerosos congresos. Durante décadas se ha dedicado al negocio de la venta de sangre para transfusiones de animales de compañía. Recibía los pedidos por WhatsApp, en pocas horas la clínica disponía de la sangre. Para todos los veterinarios era un negocio legal porque emitía facturas, lo que nadie esperaba era el horror y sufrimiento de decenas de animales que escondía el negocio, que durante años mantuvo a pesar de no tener ninguna titulación. La pregunta que nos hacemos todos es ¿Cómo es posible que mantuviera el negocio sin que nadie detectará que era una persona sin la titulación necesaria para la actividad?  Está claro que algo ha fallado en los controles e inspecciones a este de tipo de negocios.

Ilegalidad de la actividad

Sus clientes se encontraban en la Comunidad de Madrid, pero vendía sangre a toda España y países europeos como Bélgica, Italia, Francia y Portugal. Su negocio era ilegal, no disponía de autorización para la actividad. La finca donde mantenía a los animales no disponía de ninguna autorización para el mantenimiento de animales. EL centro donde procesaba y almacenaba la sangre en Madrid, tampoco contaba con las autorizaciones necesarias. El detenido tenía dada de alta una empresa con el nombre: CENTRO DE TRANSFUSIÓN VETERINARIO S.L, lo que le permitía emitir facturas, pero la realidad es que el objeto social de dicha mercantil es: PRESTACIÓN DE SERVICIOS, ACTIVIDADES DE GESTIÓN Y ADMINISTRACIÓN SERVICIOS EDUCATIVOS, DE OCIO Y ENTRETENIMIENTO, nada que ver con actividades veterinarias.

Como procedía a la extracción de sangre

Disponía de una finca donde mantenía en total a más de 260 animales, en su mayoría perros de la raza galgo, su sangre es universal e idónea para transfusiones, gatos y conejos. En una vieja caseta sucia y sin ninguna medida de higiene, sometía a los animales a terribles prácticas de maltrato para extraerles la sangre pinchando en el ventrículo izquierdo del corazón para exanguinar más rápido, les pinchaba hasta que morían por shock hipovolémico, es decir, los dejaba sin sangre. En todo el proceso contaba con la ayuda de un operario que también fue detenido durante el operativo. Los cadáveres de los animales eran trasladados a una incineradora de Toledo. La Guardia Civil ha contabilizado, entre los meses de abril y mayo el traslado de 60 cadáveres de animales muertos tras las crueles prácticas a los que eran sometidos: 27 perros, 29 gatos, 3 conejos y 1 hurón. A su vez, se está averiguando quien le proporcionaba los animales y si contaba con la colaboración de algún veterinario teniendo en cuenta que para obtener ciertos fármacos necesitaba receta con la firma de un facultativo. En cualquier caso, debemos ser prudentes y esperar a que concluyan las investigaciones.

Situación y destino de los animales

Los animales vivían hacinados, llenos de heridas, garrapatas, sin apenas comida y agua, en instalaciones que no presentaban las mínimas condiciones de bienestar animal y de higiene. Los gatos son los que peor se encontraban, todos desnutridos y con problemas respiratorios.

Ante la gran cantidad de animales, se solicitó la colaboración de las entidades de protección animal que habitualmente colaboran en estos operativos y sin las que no se podría haber rescatados a estos los animales. A todos se les someterá a todo tipo de pruebas para detectar enfermedades infectocontagiosas, en ese caso estaríamos ante una grave situación, la posibilidad de que animales enfermos que han necesitado una transfusión de sangre hayan podido ser contagiados a través de la sangre.

Durante el desalojo se vivieron escenas de mucha pena al ver a todos esos animales con el sufrimiento y terror en sus ojos, unas victimas que esperemos puedan recuperarse y vivir una vida mejor. Sin duda, una experiencia difícil de olvidar para todos los presentes.

Nadie duda que una transfusión de sangre puede salvar la vida de nuestros animales, pero nada justifica el horror vivido por esos perros, gatos y conejos en esa finca. Solo cabe esperar que se haga justicia.

Fuentes:

www.guardiacivil.es/es/prensa/videos_descarga_medios/2022/index.html
https://empresite.eleconomista.es/CENTRO-TRANSFUSION-VETERINARIO.html
http://www.colvema.org/WV_descargas/congresomurcia-15012014183448.pdf
http://extensionuniversitaria.unileon.es/euniversitaria/curso.aspx?id=544

 

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo (Justicia Animal)

Presidenta de Justicia Animal, Presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, miembro del Foro de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Madrid, miembro del Consejo Asesor de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Continúa leyendo