El CSI de los animales: así se investiga un caso de maltrato animal

Al hablar de “CSI” a todos nos viene a la mente la popular serie de televisión, pero al igual que cualquier otro delito, el maltrato o muerte de un animal debe ser investigado por los cuerpos policiales para poder llevar ante la justica al responsable.

 

Nuestro Código Penal tipifica el maltrato animal como delito en su artículo 337 y contempla en su artículo 408 un delito, el no perseguir un delito. Por lo tanto, todo agente de policía tiene la obligación de iniciar una investigación cuando tenga conocimiento de la muerte de un animal, sea de la especie que sea, y cuando existan indicios de violencia. Su trabajo consistirá en el hallazgo de elementos probatorios y evidencias físicas necesarias para determinar las causas y autores de unos hechos punibles. Se deben aplicar los métodos de investigación de los que dispone la Policía Judicial.

Tipología de maltrato

Existen varios tipos de maltrato:

  • Maltrato físico
  • Maltrato psicológico
  • Maltrato por omisión (Negligencia en el cuidado)
  • Maltrato Organizado (Peleas de perros/gallos)
  • Maltrato ritual
  • Violencia Sexual (Zoofilia)

Procedimiento si el animal está muerto

Comprobarán es sí el animal está identificado con microchip, crotal o cualquier otra identificación que pudiera llevar a la localización del propietario. Llevarán a cabo una inspección ocular de la zona, reportaje fotográfico y recopilación de pruebas forenses: veneno en restos de comida o sangre (ADN).  Se debe trabajar con el mismo rigor que en cualquier escena de un crimen. Todo lo recopilado debe ser perfectamente recogido y custodiado, es lo que se llama, cadena de custodia: extracción adecuada de la prueba, la preservación, individualización, transporte apropiado, entrega controlada, todo ello realizado por agentes de la autoridad. Si se rompe esa cadena, en caso de localizar a un sospechoso, en un juicio las pruebas quedarían anuladas.

El cadáver del animal es la prueba principal, se trasladará para su necropsia. En estos casos, rara vez hay testigos que puedan informar de lo ocurrido, el examen del cadáver de un animal aportará información muy importante para la investigación.

Procedimiento si el animal está vivo

Sí el animal que ha sido maltratado está vivo, es importante un reconocimiento veterinario y reportaje fotográfico. Aunque no se aprecien heridas sangrantes o hematomas, puede tener lesiones internas que prueben los golpes recibidos. En ese caso, los agentes deben trasladar al animal a un centro veterinario donde se le hará una exploración minuciosa:

  • Reconocimiento visual – deshidratación, hematomas por golpes.
  • Pesar - Desnutrición / pérdida de masa muscular.
  • Radiografías – posibles fracturas.
  • Ecografías - Lesiones internas de hígado, bazo, riñón o vejiga.
  • Test de comportamiento - Miedo extremo, sumiso, se esconde o muestra agresividad.
  • Exploración vaginal y anal - Violencia sexual.

¿Qué es la veterinaria forense?

Ciencia que actúa con métodos y técnicas de investigación en hechos relacionados con delitos de los animales. En España, a pesar del alto índice de casos de animales maltratados, no se está muy concienciado con este tema, aunque cabe decir que en los últimos años ha crecido el interés y la formación a los profesionales.  

Los informes periciales veterinarios son de vital importancia, son el apoyo científico en Diligencias Judiciales y denuncias administrativas. Determinan la existencia y el grado del maltrato. Gracias a ellos se han resuelto casos judicializados, siendo condenados los culpables gracias a los informes veterinarios aportados y a la comparecencia de peritos.  

Ejemplos de casos resueltos

  • Un mastín fue encontrado agonizando en un vertedero localizado por el Seprona de oscense. Gracias a las pruebas de ADN realizadas por el Laboratorio de Criminología de la Guardia Civil, cotejando el código genético, los restos biológicos de una cuerda y una azada, fueron las pruebas determinantes que llevaron al sospechoso a ser condenado por el Juzgado de lo Penal de Huesca.
  • Pitbull golpeado diariamente por su dueño en el jardín de su casa, la grabación de un vecino fue suficiente para que la policía actuara. Tras la incautación del animal, a simple vista, no presentaba heridas y estaba bien alimentado. No había dudas de que recibía golpes, por ello se trasladó al perro a una clínica veterinaria donde se le realizó un examen clínico completo. Lo que determinó la gravedad del maltrato fueron unas radiografías que detectaron:

    • Antigua fractura en carpo izquierdo, con consecuencia de una artritis crónica.
    • Numerosas lesiones en el cráneo, algunas de ellas antiguas. Dichas lesiones se habían producido por golpes directos sobre la zona afectada.

Con el informe pericial veterinario no solo se demostró el maltrato que recibía el perro, sino también que era golpeado de manera habitual ya que se especificaba que algunas de las lesiones eran antiguas.

Denuncia cualquier caso de maltrato animal

En el 2016, el FBI empezó a registrar en el maltrato a animales como delito contra la sociedad. Denunciar un caso de maltrato animal, es importante para su rescate, pero lo es también porque detrás de ese hecho pueden existir conductas de violencia de genero e intrafamiliar.

Referencias:

Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.

http://www.colvema.org/WV_descargas/3667VeterinariaForense.pdf

https://zaguan.unizar.es/record/61918/files/texto_completo.pdf

 

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo (Justicia Animal)

Presidenta de Justicia Animal, Presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, miembro del Foro de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Madrid, miembro del Consejo Asesor de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Continúa leyendo