¿Dónde se encuentra el cementerio de mascotas más antiguo del mundo?

La mayoría de los animales estaban enterrados con mucho cuidado, pues estaban colocados en una posición fetal y envueltos en una manta.

gato
Pixabay.

Un grupo de arqueólogos en Egipto ha encontrado el cementerio de mascotas más antiguo del planeta. Se trata de un cementerio de casi 2 000 años lleno de animales que eran muy queridos por la población egipcia, como los gatos o los monos. De hecho, según la investigación llevada a cabo por la Academia Polaca de las Ciencias en Varsovia, los monos portaban collares elaborados con conchas de mar, vidrio y piedras preciosas.

No es ningún secreto que los egipcios momificaban a los animales para honrar a los dioses. Sin embargo, este cementerio es completamente distinto. A diferencia de otros animales momificados que fueron hallados en otras zonas (y que habían fallecido por inanición o un golpe severo) ninguno de los animales encontrados en este cementerio presentaba signos de violencia. De hecho, muchos eran viejos y estaban enfermos, por lo que tuvieron que ser cuidados y alimentados por personas.

Asimismo, tal como sostiene Marta Osypińska, zooarqueóloga de la Academia Polaca de las Ciencias en Varsovia, la mayoría de los animales fueron enterrados con mucho cuidado, pues estaban colocados en una posición fetal y envueltos en una manta. Los arqueólogos también hallaron un caso muy peculiar: un mono macaco enterrado con tres gatos, fragmentos de una vasija, trozos de tela y conchas del Océano Índico. Por este motivo, los investigadores consideran que no se trata de un sacrificio a los dioses, sino de mascotas.

mirada de gato
Pixabay.

Descubierto por accidente

Los arqueólogos descubrieron este cementerio, que pertenece al periodo romano temprano de Egipto, por accidente. Durante años, los investigadores habían excavado en las antigua ciudad de Berenice (actualmente conocida como Medinet-el-Haras) porque albergaba numerosos restos de la sociedad egipcia.

Sin embargo, en 2011 los investigadores comenzaron a encontrar esqueletos de gatos, perros y monos. También hallaron los restos de un zorro y un halcón. Aunque estos animales no habían sido momificados, estaban colocados en ataúdes improvisados, como hojas de plantas o trozos de tela. Además, algunos gatos portaban collares de hierro o cuentas, algunos muy exclusivos y valiosos.

Algunos investigadores sostienen que el mundo antiguo no tenía el concepto de ‘mascotas’ como lo entendemos ahora. No obstante, hace unos 2 000 años el puerto marítimo de Berenice (situado en la costa occidental del Mar Rojo) era un lugar recóndito y hostil. Por ello, según Osypińska, los comerciantes que traían bienes al imperio viajaban acompañados de perros, monos o gatos. Esto demuestra que los seres humanos siempre hemos tenido la necesidad de estar acompañados por los animales.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo