Cuidados básicos de los conejos

Cepillar a tu conejo es una manera increíble de ganarte su confianza y crear vínculos.

conejo pequeño
iStock.

Los conejos son unas mascotas cariñosas, pero necesitan tiempo para adaptarse a su nuevo hogar. Tendrás que ir despacio con él y asegurarte de que tiene todo lo que necesita, pues solo así conseguirás una relación amistosa con tu roedor. A continuación explicamos algunos de los cuidados básicos de los conejos.

Decide dónde vivirá

Tendrás que decidir si quieres que tu conejo viva dentro de la casa o en el patio. Aunque es cierto que deberás limpiar más si decides que viva en el interior contigo, no tendrás tanto contacto con él. Además, tu casa tendrá que estar a prueba de conejos, ya que mastican prácticamente cualquier cosa. Comprueba que los cables estén fuera del alcance de tu conejo y que no haya ningún elemento que se pueda dañar al roer. 

También deberás colocar en casa una caja de arena, pues no es higiénico que el conejo haga sus necesidades en cualquier parte. Lo idóneo es que entrenes al conejo para que utilice la caja de arena, colocándola en un lugar en concreto. Además, si tienes un conejo macho, es mejor que lo castres para que no orine por todas partes.

Asimismo, la conejera tendrá que ser lo suficientemente grande y estar cubierta de sustratos como astillas de madera, heno o paja.

Cepilla y alimenta a tu conejo

Cepillar a tu conejo es una manera increíble de ganarte su confianza y crear vínculos. Comienza con un peine o cepillo suave y, una vez que el conejo esté tranquilo, emplea un cepillo especial para roedores. De esta forma, le estarás enseñando que tu compañía es algo positivo.

Por otro lado, el alimento principal del conejo es el pasto o heno fresco, ya que este les proporciona una gran cantidad de fibra y nutrientes. También debes ofrecerle verduras frescas como zanahorias, tomates, acelgas o canónigos. La fruta también pueden comerla, aunque de forma más esporádica debido a su alto contenido en azúcar. Algunas de las frutas favoritas de los conejos son las manzanas, peras, arándanos o fresas.

Otra opción es el pienso específico para conejos, ya que este contiene cereales, minerales, verduras y hortalizas. Además, si puedes, elije un pienso con ingredientes frescos que sea adecuado a su peso y edad.

conejo muy pequeño
iStock.

No lo bañes

Los conejos son extremadamente limpios, por lo que no necesitan bañarse. De hecho, el agua podría entrar en sus oídos y provocarle una infección. Asimismo, el estrés del baño puede ser muy perjudicial para su salud. Si tu conejo se ensucia el trasero con demasiada frecuencia, lo mejor es que acudas a un veterinario para que resuelva el problema.

Haz ejercicio y juega con él

Tu conejo tendrá que salir de la jaula de vez en cuando para explorar la casa, ya que es fundamental que realicen ejercicio. Además, son unos animales muy juguetones y curiosos, por lo que seguro que tu roedor disfrutará mucho si le das un rollo de papel higiénico, una caja de cartón o una pelota con una campana.

Continúa leyendo