Consejos para acariciar correctamente a un conejo

Las mejores zonas para acariciar a tu conejo son las mejillas, la frente y la espalda.

conejo
Pixabay.

Los conejos son unas mascotas cariñosas, amables y amigables. Sin embargo, son unos animales un poco asustadizos que requieren de mucho cuidado y atención antes de sentirse totalmente cómodos con una persona. Por ello, si acabas de adoptar un conejo, tendrás que ganarte su confianza poco a poco. Cuando tengas su confianza será mucho más sencillo acariciarle, por lo que podrás reforzar el vínculo con tu mascota.

Acércate poco a poco

Recuerda que los conejos son muy asustadizos porque están acostumbrados a ser cazados. Eso quiere decir que si lo asustas, huirá de forma instintiva. Por ello, debes acercarte poco a poco para que note su presencia y sepa que no está en peligro.

Por otro lado, no deberías acercarte por detrás del conejo, ya que esto podría asustarle. Es mejor que le hagas una señal de que te encuentras en la habitación, o que le hables en voz baja. De esta forma, no sentirá que está en riesgo.

A continuación, tendrás que mostrarle tu mano al conejo, permitiéndole que la olfatee. También es buena idea que le des un premio a tu mascota si se muestra confiado, especialmente si todavía no está acostumbrado a tu presencia. Recuerda que la alimentación es un buen ejercicio para reforzar el vínculo con tu conejo, ya que le enseñará que no eres una amenaza.

Acarícialo en las zonas correctas

Las mejores zonas para acariciar a tu conejo son las mejillas, la frente y la espalda. Estas son las partes donde suelen acicalarse, por lo que apreciará que le acaricies ahí. Por eso, si todavía no tienes confianza con tu mascota es mejor que te ciñas a estas zonas para asegurarte de que esté feliz y tenga una experiencia positiva.

En cambio, a los conejos no les gusta ser acariciados en la barbilla. También deberías evitar acariciarle el estómago o las patas, ya que son unas zonas vulnerables para ellos. ¡Ten cuidado si no quieres recibir un mordisco!

conejito
Pixabay.

Presta atención a su estado de ánimo

Tu conejo te dará señales con su cuerpo para indicarte si está feliz o no. Por ello, deberías respetar su espacio cuando no esté de buen humor y prestar atención a estas señales para que poco a poco confíe en ti.

El ronroneo indica que tu conejo está contento. Del mismo modo, si trepa sobre ti, apoya su cabeza en el suelo o te lame también te está indicando que se encuentra feliz. Sigue acariciando a tu conejo si hace estas cosas, ya que eso significa que se lo está pasando bien.

En cambio, los gruñidos y los chillidos sugieren miedo o dolor. Deberás dejarle tranquilo en su jaula hasta que se relaje. Los conejos a veces también se levantan sobre sus patas traseras y extienden sus patas delanteras como si fueran a golpearte. Esta es una postura defensiva (pero también puede significar que quiere mirar algo más arriba). En cualquier caso, deberías dejar a tu roedor en la jaula si se comporta de esta forma. ¡Mucho ojo!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo