Consejos indispensables para cuidar de un gazapo

Las crías de conejo, también conocidas como gazapos, requieren de cuidados específicos hasta que están preparados para valerse por sí mismos. Como todo bebé, requiere ser atendido.

 

Los gazapos se encuentran habitualmente muy indefensos cuando nacen, ya que muchas hembras les rechazan tras el parto por múltiples razones. Y, por tanto, necesitan que se les atienda rápidamente.

El primer, y muy necesario, paso debe ser la separación de la cría de su madre. De esta manera podrán ser atendidos de manera separada y cubriendo las necesidades de cada uno de los animales. Además, es muy importante que sigas las recomendaciones de tu veterinario. Si aún no has hablado con ningún profesional, es el momento de llamar.

Mientras logras una visita en el centro veterinario puedes seguir estos consejos que vamos de este post. Aunque, lo principal, es que estés muy pendiente del gazapo para que se sienta seguro y esté bien atendido para crecer fuerte y sano.

Consejos para cuidar a tu gazapo

Es normal que antes esta situación te encuentres nervioso, no es algo habitual que estemos preparados para cuidar de un gazapo. Recuerda que lo más importante es que acudas a tu veterinario de animales exóticos de confianza.

Mientras tanto, estos son los consejos que debes conocer y aplicar en el cuidado del animal.

  • Situar al animal en la mejor zona para tener calor
    Si la coneja hembra se quedase con el gazapo le prepararía un nido para los primeros días. Y esto es lo que debes intentar hacer tú también. Dentro de la jaula facilítale un pequeño nido con heno, pelo de cabra y fibra de coco, si es posible. Si no, podrás hacer algo similar con cajas de cartón y una base de periódico.

    Antes de que los gazapos estén separados de la madre, busca un lugar cómodo en el que puedan dormir y tengan buena temperatura. Necesitan calor, lo ideal es mantenerlos en torno a 25º. Evita que estén cerca de una ventana o en corrientes de aire.

    Por lo tanto, lo ideal es tener dos zonas preparadas, una para que esté la madre cómoda cuando va a dar a luz, y otra para colocar a los gazapos cuando hayan nacido.

  • Seguir buenas pautas de alimentación
    Habitualmente las conejas alimentan dos veces al día a sus gazapos, y esto es más que suficiente. Facilita que esto ocurra, y preocúpate solo de que no pasan frío y de que estén bien alimentados.

    Si la coneja no les está atendiendo como es debido, entonces tendrás que encargarte de la alimentación. Para ello, coge a la coneja con suavidad y ponla sobre ellos para que puedan alimentarse. Una vez que los gazapos empiecen a mamar, es muy probable que la coneja los amamante sola la próxima vez, sin ayuda de nadie.

    Si el gazapo no está con su madre y esta no puede alimentarle, debes ocuparte al completo de su alimentación. En este caso ten en cuenta que nunca debes darle leche de vaca, y que necesitas buscar una leche apta para cuidar gazapos. Tu veterinario de confianza podrá ayudarte en la selección de la leche. No le des otros alimentos hasta después de la semana 8.

    Según avance el gazapo hay que controlar que cojan peso y se desarrollen bien. El veterinario te dirá qué evolución es la esperada para poder llevar un control periódico. De esta manera sabrás si está creciendo y desarrollándose correctamente.

  • Estimular a los gazapos para que orinen y defequen
    Necesitan que les ayudes con estimulación en la zona genital y anal para poder orinar y defecar.

    Para ello, utiliza un algodón húmedo y restriega suavemente estas zonas durante unos 20 o 30 segundos antes de que coman. Es algo que normalmente hacen las conejas de manera natural durante las primeras horas de vida de los gazapos. Y, si no lo hacen, necesitan que tú te encargues de ello.

    Ten en cuenta que su salud depende de que hagan bien sus deposiciones y el aparato digestivo se active completamente.

¿Cómo puedes saber si tu gazapo está sano?

Es habitual tener miedo a que los gazapos no estén desarrollándose como deben, o incluso a que tengan una enfermedad y no nos estemos dando cuenta. Por eso, hay ciertos signos a los que debes prestarles atención para saber que todo va bien:

  • Observa su barriga: si están comiendo bien tendrán la barriguita llena, como ocurre con cualquier otro tipo de bebé. Si buscan mucho a la madre o tienen mal color seguramente sea porque no están bien alimentados.
  • Controla su sueño: si duermen cómodamente y sin alteraciones es que están descansando y están bien. Si muestran signos de malestar mientras duermen puede que algo les duela.
  • Vigila su piel: esta no debe estar arrugada, sino lisa e hidratada.

Si tu coneja va a tener gazapos y debes cuidar de ellos te recomendamos que le dediques toda la atención posible, que sigas todas las recomendaciones de tu veterinario y que cumplas con aquellas necesidades que tiene un recién nacido.

Javier Fernández

Javier Fernández (Animales Exóticos 24H)

Licenciado en veterinaria por la universidad Complutense de Madrid, con un postgrad en "General Practitioner Certificate in Exotic Animal Practice" por la European School of Veterinary Postgraduate Studies y un Master avanzado en Medicina y cirugía de animales exóticos. Es miembro del GMCAE (Grupo de Medicina y Cirugía de Animales exóticos) y de Association of Exotic Mammal Veterinarians (AEMV). Es parte del comité científico de la Asociación Madrileña de pequeños animales (AMVAC) y colaborador honorífico de la Universidad Complutense. Desde el 2016 es codirector del Hospital Animales exóticos 24h encargado de la parte de pequeños mamíferos. Es autor de varios artículos de veterinaria y ha impartido diversas ponencias en congresos nacionales e internacionales. Ha hecho diversas estancias pasando por diversos sitios reconocidos como el Oceanografic de Valencia, Zoo- Aquarium de Madrid, Faunia. La estancia que mas le marcó fue en el Cape Wildlife Center en EEUU en el 2013 donde se dedicaba a recuperar animales salvajes de la fauna norteamericana. En el 2016 se decide junto con su socio Pablo Casar a montar el Primer hospital veterinario de Animales exóticos que coordinan juntos desde entonces.

Continúa leyendo