Cómo tratar la fiebre en los perros

Pásale a tu mascota un paño húmedo por las patas, orejas y abdomen para ayudarle a bajar su temperatura corporal.

perro
Pixabay.

Normalmente, la temperatura de los perros se encuentra entre los 38 y 39 grados. Sin embargo, nuestros amigos de cuatro patas podrían desarrollar fiebre debido a una lesión, una infección, una sustancia venenosa o incluso la reacción a una vacuna. Además, la fiebre en los perros comienza a partir de los 39 grados (es decir, cuando sube de esta temperatura) por lo que deberás preocuparte por tu mascota y tratarlo adecuadamente. Por supuesto, tendrás que llevarle al veterinario tan pronto como sea posible y mantenerlo hidratado en todo momento. 

Cómo bajar la temperatura

Pásale a tu mascota un paño húmedo por las patas y las orejas. Tendrás que asegurarte de que el paño esté tibio, es decir, ni muy frío ni muy caliente. Además, deberías pasar el paño también por su pecho y abdomen para ayudarle a bajar su temperatura corporal.

Otra opción es darle a tu perro un baño con agua tibia. Por supuesto, deberás comprobar que el agua no esté fría, sino un poco templada. Coloca a tu mascota en la bañera o el barreño y utiliza una esponja para aplicarle agua en las orejas, patas, pecho y abdomen. Después del baño, es fundamental que seques bien a tu peludo para que no se resfríe. Sécale con una toalla o utiliza un secador de pelo en un nivel bajo.

Hidrata a tu mascota

Coloca agua fresca en el bebedero y anímale a que beba poniéndole el bebedero delante. Ten en cuenta que, al igual que las personas, los perros necesitan beber agua para no deshidratarse debido a la fiebre.

Además, si tu perro se niega a beber agua o parece deshidratado, deberás llevarlo inmediatamente al veterinario para que lo traten. La deshidratación, combinada con la fiebre, podría hacer que tu mascota enferme gravemente. ¡Mucho ojo!

perro decaído
Pixabay.

Acude al veterinario

Si, pese a todos los esfuerzos no consigues bajar la temperatura de tu mascota, lo mejor que puedes hacer es acudir cuanto antes al veterinario. La fiebre podría deberse a una infección, por lo que es bastante probable que necesite medicación. Si notas que tu perro está muy decaído o que no muestra interés por la comida o el agua, es posible que tenga fiebre (y, en consecuencia, algún problema de salud que necesita tratamiento).

También es posible que tu perro no tenga ganas de salir a jugar o que no quiera dar paseos como de costumbre. ¡No dejes pasar estos signos y vigila su salud!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo