¿Cómo sacar todo el partido a los paseos?

El paseo con nuestro perro suele ser, por desgracia, una obligación en la que el propietario solo permite que su animal "elimine" sus deyecciones y... ¡¡corriendo a casa!!

El paseo debe ser un momento especial entre el perro y el hombre, un momento en el que ambos disfruten de su tiempo compartido, una gran oportunidad para mejorar distintas actitudes y comportamientos, además de reforzar la educación y la comunicación.

El paseo debe realizarse con el animal provisto de collar y correa que permitan su control en todo momento, también con bozal en el caso de los animales injustamente satanizados por la “Ley PPP”.

Con estas premisas: ¿podemos "sacar jugo" al paseo?, ¡sin lugar a duda!

Estos son los puntos a tener en cuenta:

Socialización

Mediante el paseo nuestro perro interacciona con otros animales, con otras personas y con un ruidoso entorno (coches, motos, ruidos varios...); es fundamental aprovechar el paseo para que el animal reconozca "como suyos" a los demás seres vivos que se cruzan en su camino, así como a todos los "ruidos y objetos sociales".

Los paseos cortos y rápidos no permiten esta socialización; tampoco son buenos los paseos que evitan el contacto con otros animales (hiperprotección, hiperapego, cariño mal entendido...).

Si no aprovechamos el paseo como una vía de socialización nos podremos encontrar con un animal miedoso y/o agresivo con los demás animales, y los que es aún peor...¡¡con las personas!!

Juegos y ejercicio

El perro necesita "divertirse" y hacer ejercicio. El paseo proporciona ambas cosas: permite que se mantenga el tono muscular y ofrece una vía de expansión por la interacción del animal con el entorno (olores, movimientos, ruidos...).

No es imprescindible que el animal corra y salte "como una cabra loca". Permitir que el perro deambule suelto en zonas libres puede acarrear graves consecuencias: accidentes de tráfico, peleas con otros animales, escapadas...

Nosotros somos su mejor juguete... ¡participemos en el juego!; para ello podemos ayudarnos de los juguetes que podemos adquirir en clínicas y tiendas especializadas. Olvidemos el sencillo y peligroso recurso de lanzar la piedra o el palo; en múltiples ocasiones son el origen de lesiones dentales y de cuerpos extraños alojados en el aparato digestivo.

Educación

Durante el paseo no solo se pueden "impartir clases"... ¡¡debemos hacerlo diariamente!!

Nuestro perro necesita paciencia y constancia por parte del propietario... si hoy conseguimos que se siente, debemos recordarle la orden todos los días; también es importante decir que no debemos pasar a la enseñanza de una nueva orden hasta que no cumple a la perfección la anterior. Debemos ser conscientes: hacer las cosas bien proporciona en poco tiempo un gran abanico de órdenes aprendidas... pero no debemos relajarnos; el animal intentará "hacerse el loco" y no cumplir con lo aprendido. Por esta razón el paseo diario es la mejor forma de "refrescar los conocimientos" y de enseñar las nuevas lecciones.

Comunicación

La comunicación, tal y como la conocemos, es un handicap con nuestras mascotas, ya que el LENGUAJE es una propiedad exclusiva de los seres humanos.

Esto no quiere decir que no podamos comunicarnos con nuestro mejor amigo, o él con nosotros; para llegar a comunicarnos debemos tener muy en cuenta los siguientes puntos:

  • No tenemos que intentar que nos hablen (es evidentemente imposible), pero debemos aplicar todos nuestros esfuerzos para que nos entiendan y para entenderles.
  • Los perros tienen un aceptable lenguaje receptivo, como podemos comprobar por sus respuestas a las palabras de las ordenes que les damos.
  • Para comunicarnos con ellos tenemos que crear un diccionario: tal orden significa tal cosa, tal palabra significa tu nombre...
  • El nivel de respuesta y de entendimiento depende principalmente de la educación impartida y de la capacidad del animal (algunos entienden 50 órdenes, otros 80...).
  • Cada propietario tiene sus palabras para con su perro; deberíamos intentar que todos los miembros de una familia utilizaran el mismo diccionario; si utilizamos palabras distintas para una misma orden es como si a nosotros nos pide algo un chino, un ruso y un cordobés... ¿a quién entenderemos?
  • Existen palabras que nosotros no enseñamos pero que ellos asocian e interpretan: "vamos al veterinario"... el perro se esconde...
  • Debemos tener presente que también podemos comunicarnos con nuestros perros mediante signos: movimientos de nuestras manos, brazos que acompañan o sustituyen a las órdenes habladas.
  • Los perros también tienen la capacidad de interpretar nuestro lenguaje del cuerpo: estados de ánimo, enfermedades...
  • Los perros se comunican en tres aspectos: estado emocional, relaciones sociales (posición en el grupo, territorialidad...) y deseos y necesidades.
  • Los perros utilizan signos y gestos para comunicarse; para ello emplean principalmente la cola, los ojos, las orejas y el hocico. También emiten interesantes datos comunicativos con las posturas del cuerpo, el pelo (erizado o no), ...
Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Veterinario Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. Director veterinario y co-propietario de Centros Veterinarios Mascoteros. Es presentador del programa ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. Además, es presidente de la Fundación Mascoteros.

Continúa leyendo