Cómo saber si tu gato tiene parásitos

Tu gatito podría vomitar en exceso o presentar unas encías pálidas.

gato
Pixabay.

Si tienes un gato por mascota, es posible que se infecte con diversos tipos de parásitos. Los cuatro más habituales son el ascaris, el anquilostoma, la tenia y la dirofilaria immitis. Estos parásitos no solo hacen que tu gato corra peligro o enferme, sino que también podría infectar a otras personas que convivan dentro del hogar. Por esta razón, es fundamental que desparasites a tu compañero peludo. ¡Ten mucha precaución! Y, sobre todo, acude al veterinario ante cualquier signo.

Revisa sus heces

Por desagradable que resulte, es fundamental que revises sus heces para comprobar si está libre de parásitos. La tenia, por ejemplo, suele dividirse y aparecer en las heces de los felinos. Estos segmentos tienen la apariencia de un grano de arroz y pueden llegar a moverse como pequeñas lombrices.

Por otro lado, si tu gato sufre diarrea podría tener un parásito intestinal. Algunos parásitos, como los anquilostomas y la tenia, provocan materia fecal aguada. También podría presentar sangre a causa de la irritación en el colon y los intestinos. En ese caso, lo mejor es que coloques las heces en una bolsa y que acudas al veterinario para que analice la muestra.

Observa si tu gato vomita

Algunos gatos pueden vomitar a causa de la ascariosis. De hecho, pueden llegar a vomitar gusanos adultos. El vómito también es un posible síntoma de dirofilaria. Y, al igual que con las heces, es recomendables que guardes una muestra en una bolsa y acudas al veterinario. Allí, tendrán que revisar su vómito para identificar los posibles parásitos o enfermedades.

No obstante, debes tener en cuenta que el vómito no siempre indica presencia de parásitos, ya que podría deberse a diferentes problemas médicos.

Comprueba las encías de tu gato 

Por lo general, las encías de los gatos son rosadas. Los parásitos (como muchas lombrices) hacen que las encías adopten un color pálido a causa de la anemia. Es imprescindible que acudas al veterinario si tu gato tiene las encías muy pálidas.

Además, tendrías que buscar atención de emergencia si tu gato presenta dificultad para respirar o parece aletargado.

gato parásitos
Pixabay.

Determina qué tipo de parásitos que tiene tu gato

Es fundamental que conozcas el tipo de parásitos que tiene tu gato, ya que así podrás iniciar el tratamiento cuanto antes. La ascariosis es muy habitual en los gatos. Los gatitos lactantes pueden contraerlas mediante la leche de la madre, y los gatos adultos a través de las heces infectadas. Las tenias, en cambio, son parásitos que suelen encontrarse cerca del pelaje de las patas traseras de un gato. Estas pueden contraerse al ingerir pulgas.

Por otro lado, los anquilostomas tienen un tamaño menor al del ascaris y habitan en el intestino delgado. Un gato puede infectarse a través del contacto con la piel o la ingesta. La dirofilaria, por su parte, es el parásito más peligroso de todos. Los mosquitos pican a los animales infectados, lo que hace que absorban sangre con larvas pequeñas de dirofilaria. Así, las larvas se desarrollan y el mosquito las inyecta en el torrente sanguíneo del próximo animal que pique.

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo