Cómo proteger tu ordenador si convives con gatos

Cierra tu ordenador portátil cuando no lo estés utilizando. De esta forma, tu gato no podrá sentarse encima del teclado o morder la pantalla.

gato sobre el ordenador
Pixabay.

Si convives con un gato, probablemente ya sabrás que tienen una especial debilidad por los ordenadores. Tu compañero felino disfruta posando sus garras en el teclado o recostándose directamente sobre él, impidiéndote acabar la tarea que estabas haciendo. Sin embargo, aunque parezca un gesto enternecedor (pues solo quiere un poco de cariño y atención) podría acabar rompiendo tu ordenador o, peor aún, lastimándose mientras juega él. Por eso, si quieres evitar cualquier percance lo mejor es que tomes medidas. A continuación te explicamos cómo proteger tu ordenador si convives con uno o varios gatos. ¡Toma nota!

Aleja a tu gato de la zona de trabajo

En primer lugar, tu mascota deberá estar fuera de la zona de trabajo en todo momento. Esta es la forma más sencilla de alejar a tu gato del ordenador. Además, cerrar la puerta de la oficina o zona de trabajo es una forma muy sencilla de separar a un gato de un ordenador.

Algunos gatos son muy insistentes cuando quieren entrar a una habitación. Por eso, es posible que esta técnica no funcione si tu felino araña la puerta o maúlla constantemente para acceder a la oficina o zona de trabajo.

No coloques líquidos cerca

Por supuesto, si no puedes evitar que tu gato esté cerca lo mínimo que debes hacer es alejar cualquier líquido de tu ordenador. Ten en cuenta que podría arrojar cualquier líquido sobre tu teclado, dañando seriamente el sistema de tu ordenador. 

Si necesitas beber algo, colócalo en un recipiente hermético y ciérralo cuando no estés bebiendo. De esta forma, evitarás que tu gato derrame cualquier líquido sobre la computadora.

gato
Pixabay.

Guarda el ordenador cuando no lo uses

Cierra tu ordenador portátil cuando no lo estés utilizando. De esta forma, tu gato no podrá sentarse encima o morder la pantalla. Sin embargo, aunque cierres el ordenador tu mascota podría arañar la carcasa, por lo que es mejor que lo guardes en un lugar en el que tu gato no pueda acceder (como un armario o un cajón).

Además, si tu mascota presenta una debilidad enorme por tu ordenador, podrías utilizar un repelente para gatos. Estos espráis son completamente inofensivos y están diseñados para evitar que las mascotas se suban a los muebles del hogar, como el sofá o la silla del escritorio.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo