Como preparar la llegada del perro adoptado a casa

Preparar adecuadamente la llegada de tu perro adoptado a casa, reduce la probabilidad de que se produzca un segundo abandono.

 

La falta de planificación a la hora de traer un animal nuevo a casa, puede derivar fácilmente en emociones de frustración. Esto ocurre cuando no se cumplen expectativas que tenía el adoptante.  

Las buenas intenciones no son suficientes

La mayoría de futuros adoptantes que acuden a centros de protección animal, lo hacen motivados por el deseo de incorporar un animal a la familia y concienciados de que la adopción es una opción más responsable.

Dar una segunda oportunidad a un animal abandonado es un acto que va más allá de la bondad. Es un acto de responsabilidad social ante un problema social grave, como es el abandono animal.

El cuestionario y las expectativas

Un requisito básico por el que deben pasar los adoptantes es por un cuestionario-entrevista. Este sirve para evaluar si realmente, su estilo de vida y expectativas son compatibles con la adopción del animal deseado.

Además de, en caso de ser necesario, reorientar su decisión hacía el tipo de animal que más se adapte a sus rutinas.

El papel lo aguanta todo

El cuestionario en papel puede verse soportado por las buenas intenciones de la familia, pero por desgracia, los perros adoptados también son devueltos y abandonados.

El estrés del cambio

Cada vez que un perro o gato son reubicados en un nuevo hogar, se hace necesario un periodo de aclimatación mínimo de un mes.

A partir de este momento, podemos empezar a evaluar el verdadero carácter el animal y entrenarlo para su nueva vida.

Previo a este periodo, las exigencias no deberían centrarse en el animal sino en la familia adoptante.

¿Qué preguntarme antes de decidir adoptar?

  • Conocer la especie que estamos adoptando. Qué es un perro, cuál es su naturaleza y su lenguaje.
  • Ser conscientes de sus necesidades en función de la raza/variedad y de su edad.
  • Reflexionar sobre nuestra capacidad real de cubrir con eficacia tales necesidades. No solo en el presente, sino también en el futuro.
  • Calcular, el coste en euros de tener un perro, y confirmar nuestra capacidad de suplirlo.
  • Calcular, el coste en tiempo, de tener un animal y confirmar nuestra capacidad de suplirlo.

Conocer al animal

Solo los inconscientes se casan en la segunda cita.

Colaborar con el centro de protección animal con los cuidados de tu posible compañero de vida, durante un tiempo determinado será de gran ayuda a la hora de tomar la decisión definitiva.

Aguantar unas semanas más en el refugio es mucho más agradable que enfrentarse a un nuevo abandono.

Consideraciones para el traslado a casa

Seguridad: los elementos de manejo y traslado, deben ser seguros y estar en perfecto estado. El perro no puede llevar un arnés del que tenga posibilidad de salirse por accidente ni una correa en mal estado. Una fuga en un entorno desconocido puede acabar en tragedia.

Paciencia: el comportamiento que muestre tu perro en sus primeros días y semanas puede estar muy alejado de su verdadero ser. Esto se debe al estrés consecuencia del propio cambio. Obsérvale con paciencia.

Anticípate: antes de que llegue el perro, debes haber preparado el entorno. Esto implica retirar de su alcance aquello que pueda resultar un peligro y despejar de su alcance objetos de valor. Planea una conquista progresiva del espacio, en función de cómo vaya desarrollándose su adaptación y comportamiento.

Una vez en casa

Permítele conocer su entorno físico: cuando llegues a casa, lo mejor que puedes haces es sentarte a leer o hacer tus tareas y dejar que el perro explore a su ritmo.

Si además quieres que tenga un buen primer contacto con la estancia, coloca premios en las esquinas.

Permítele conocer su entorno social: aunque toda la familia tenga mucha ilusión por conocer a tu nuevo perro y presentarle a todos los demás perros del parque…No todos los perros son súper sociables. Lo mejor que puedes hacer es ir poco a poco en las introducciones y no generar entornos demasiado excitantes.

Habitúale poco a poco en lo que será su vida: preséntale lo que será su vida contigo. Los primeros contactos positivos con el veterinario, la peluquería, el bar de tapas de abajo y todas las experiencias que poco a poco vayas a compartir con tu perro, serán de suma importancia.

Entrénale de forma divertida: adiestrar a tu perro puede ser una herramienta útil en vuestro día a día, y te recomiendo hacerlo a través del refuerzo positivo, una vez haya terminado su aclimatación y hayáis iniciado vuestro vínculo.

Y mi consejo más importante: disfruta de tu nuevo compañero y nunca lo abandones.

 

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo