Cómo mantener a las mascotas seguras durante el invierno

Los abrigos son imprescindibles en invierno, sobre todo durante las olas de frío o los días de viento.

perro
iStock.

Al igual que nosotros, los perros sienten frío durante el invierno (especialmente cuando salen de paseo). Muchas personas creen que las mascotas pueden soportar el frío porque están cubiertos de pelo. Y, aunque en cierto modo les ayuda a estar abrigados, a veces necesitan una mayor protección para soportar las temperaturas. Por ello, si tienes mascotas debes aprender a protegerlas durante el invierno para que se mantengan calientes y a salvo.

Limita el tiempo al aire libre

Durante el invierno, es imprescindible que limites el tiempo que pasa tu mascota al aire libre. La mayoría de las mascotas que viven en el interior no están acostumbradas a las bajas temperaturas y al viento. Por ello, debes asegurarte de que no pasan más tiempo fuera del necesario (especialmente en los días de lluvia o frío extremo).

Si es posible, juega con tu mascota dentro de casa. Puedes tirarle la cuerda, la pelota o simplemente hacerle buscar su juguete favorito. Además, el frío podría causarle a tu perro lesiones en las almohadillas, por lo que tendrás que revisarle las patas a diario.

Colócale un abrigo

Los abrigos son imprescindibles en invierno, sobre todo durante las olas de frío o los días de viento. Si tienes un perro de raza pequeña o de pelo corto, tendrás que colocárselo antes de salir a pasear. Además, los gatos y perros también pueden tener frío en el interior, por lo que si notas que tu mascota está temblando también deberías colocárselo.

Asimismo, la nariz, las orejas y las patas sufren el mayor daño durante el frío. Por ello, deberías cubrir estas zonas en los días de frío o modificar las actividades al aire libre.

perro debajo de una manta
iStock.

Proporciónale mantas

Aunque tu mascota viva en el interior podría pasar frío, especialmente cuando duerme. Dale una manta para que se acurruque en su camita y traslada su canasta a un lugar cálido de la casa, lejos de las ventanas o puertas con corrientes de aire.

Si tu perro suele dormir en el suelo, deberías proporcionarle una manta o una canasta que le permita mantenerse en calor. El suelo puede retener el frío y hacer que tu amigo peludo se enfríe más de la cuenta, llegando incluso a enfermar.

¿Tu mascota vive en el exterior?

Si tu mascota pasa bastante tiempo en el exterior (como algunos gatos, que acostumbran a salir de paseo) es mejor que lo lleves dentro durante las tormentas frías. Podrías buscarle una habitación o incluso adaptar el garaje. Recuerda que el frío es perjudicial incluso para los animales que pasan mucho tiempo al aire libre.

No obstante, si no puedes albergar a tu mascota dentro de casa por cualquier circunstancia, tendrás que ofrecerle un refugio. Podrías construirle una caseta o cobertizo en la que tu perro esté protegido del viento y la lluvia. Además, tu mascota deberá poder entrar, sentarse y acostarse cómodamente.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo