Mascotas

Cómo mantener a las mascotas alejadas de los muebles

Si tu mascota suele dormir en el sofá es posible que no le guste demasiado canasta.

perro y gato
iStock.

Las mascotas son unos fieles compañeros que nos dan alegría y amor incondicional. Sin embargo, en ocasiones pueden arañar los muebles de la casa o soltar pelos sobre el sofá o la cama limpia. Por ello, es fundamental que le enseñes a tu amigo peludo que debe mantenerse alejado de los muebles. Corregir estos malos hábitos te ayudará a entrenar a tu mascota, al mismo tiempo que creáis vínculos más fuertes y afianzáis vuestra relación. 

Busca una canasta más cómoda

Si tu perro o gato duerme sobre el sofá o la cama, es posible que no se sienta a gusto en la canasta que le has comprado. Prueba a conseguirle una alternativa mejor, como una canasta más grande, suave o calentita (especialmente durante el invierno).

También podrías cambiar su camita de sitio, ya que tal vez no le gusta dónde está ubicada. Seguro que tu mascota irá acostumbrándose poco a poco y dejará de lado el sofá o la cama (al menos durante un tiempo).

Consigue un rascador para gatos

Por otro lado, si tu gato se sube continuamente a los muebles (e incluso te los está arañando) la mejor alternativa es un rascador. Los rascadores son estructuras de varios niveles que permiten a los gatos saltar, trepar e incluso dormir en una de las plataformas.

Estas estructuras permiten que tu gato tenga su propio espacio para dormir, jugar o hacer ejercicio, por lo que poco a poco se irá alejando de tus muebles para utilizar su rascador. 

perro y gato
iStock.

Utiliza snacks como incentivo

Si tu mascota no quiere dormir en su canasta, otra opción es emplear snacks como incentivo. Déjale golosinas en su camita o en el rascador (en el caso de los gatos). Así, cada vez que tu mascota intente subirse al sofá o a cualquier mueble exclusivo para personas, colócale una golosina en su camita.

De esta manera, tu peludo entenderá que cada vez que acuda al sitio correcto (su canasta o rascador) tendrá como premio un snack saludable.

Limita el acceso de tu mascota

Si acabas de adoptar un perro o un gato, es mejor que marques los límites desde el principio y restrinjas su acceso a los muebles de la casa.  

Ten en cuenta que te resultará mucho más difícil (aunque no imposible) romper con el hábito una vez que tu mascota haya aprendido que puede subirse al sofá, la silla o la cama. Por ello, frenar este comportamiento a una edad temprana es fundamental.

 

Continúa leyendo