Cómo limpiar la grava del acuario

Si solo tienes un pez pequeño, como el pez dorado, es más fácil que lo saques del acuario para limpiar la grava.

limpiar la grava del acuario
iStock.

Las excrementos de los peces y los alimentos que no consumen suelen quedarse en el fondo del acuario, haciendo que la grava y las rocas se ensucien. Por eso, deberías eliminar los desechos de tus peces y limpiar la grava con regularidad para que su entorno sea lo más saludable posible. Además, no importa que tengas una pecera pequeña. La limpieza es imprescindible para que los peces se encuentren felices y sanos.

Saca a tu pez del acuario

Si solo tienes un pez pequeño, como el pez beta o el pez dorado, es más fácil sacarlo del acuario para limpiar la grava. Coge un recipiente limpio y llénalo hasta arriba de agua sin cloro. Para capturar al pez puedes emplear un vaso o una red de pescar.

En cambio, si tienes muchos peces o especies exóticas, es mejor que no los saques de la pecera. Tampoco es necesario sacar a los peces si tienes un sifón de grava, es decir, una herramienta especial de limpieza que suele instalarse en los acuarios de mayor tamaño.

rocas del acuario
iStock.

Limpia la grava

Si solo tienes un pez y vas a sacar la grava del acuario lo mejor es que utilices un colador. Coloca la grava y límpiala con agua del grifo, agitando el colador para eliminar todos los restos. Haz esto varias veces hasta que el agua salga completamente limpia.

Cuando hayas limpiado la grava, extiéndela sobre el fondo de la pecera y vuelve a colocar el filtro de agua y toda la decoración.

Utiliza un sifón de grava

Si tienes un sifón de grava, es importante que aprendas a utilizarlo correctamente. Primero tendrás que comprar un balde limpio que solo uses para la pecera. A ser posible, colócalo en el suelo para que te sea más sencillo limpiar el acuario. A continuación, tendrás que poner un extremo del sifón en el fondo del acuario y otro extremo en el cubo vacío.

Cuando el sifón empiece a succionar, el agua sucia de la pecera irá cayendo sobre el balde. Mueve la boca del sifón de un extremo a otro para aspirar toda la suciedad de la pecera. Recuerda que los movimientos tendrán que ser lentos para no golpear ni asustar a los peces.

Una vez que hayas aspirado toda la suciedad, deberás retirar el sifón y eliminar el agua sucia del balde vertiéndola en el fregadero o inodoro. Por último, tendrás que llenar tu acuario de agua sin cloro. Si tus peces tienen requisitos especiales, como ajustes de pH, es importante que lo revises también en ese momento.

También te puede interesar:

Continúa leyendo