Cómo limpiar la jaula de tu perro

Mantener la jaula limpia es fundamental para el bienestar de tu mascota.

jaula de perro
iStock.

Si acabas de adoptar un cachorro, un artículo esencial son las jaulas para perros. Estas facilitan el entrenamiento para ir al baño al mismo tiempo que les proporciona un espacio propio en el hogar. Sin embargo, aunque tu peludo sea muy obediente y no ensucie demasiado será necesario que la limpies con frecuencia. Por supuesto, deberás tener en cuenta los materiales, ya que no todas las jaulas se limpian de la misma manera. A continuación te explicamos cómo limpiar correctamente la jaula de tu mascota.

Limpiar una jaula de plástico o alambre

Para limpiar una jaula de plástico o alambre, primero tendrás que sacar la bandeja extraíble que se encuentra en la parte inferior. Desliza la bandeja hacia afuera y límpiala por separado del resto de la caja. A continuación, tendrás que eliminar las manchas y la suciedad con papel absorbente. Déjalo reposar un minuto y tira el papel. Repite el proceso si es necesario, especialmente si tu perro ha tenido un accidente. Si la mancha persiste, es posible que debas eliminarla con un paño y lejía. Humedece un trapo con lejía y frota la mancha, asegurándote de enjuagarlo cada pocos minutos.

A continuación, deberás enjuagar la jaula (a ser posible en un espacio abierto). Si dispones de jardín, puedes utilizar una manguera para eliminar las manchas o restos de orina. Enjuaga la jaula con agua abundante y a continuación límpiala con un paño seco. También deberás retirar el exceso de agua de la bandeja interior. No obstante, si no dispones de manguera puedes llenar un balde con agua y enjuagarla vertiendo pequeñas cantidades de agua y jabón.

Después, tendrás que utilizar una solución de limpieza (existen muchas que son aptas para mascotas) y limpiar la bandeja, las rejas y las paredes de la jaula. Déjalo reposar diez minutos para matar completamente las bacterias. Por último, seca la jaula con papel absorbente para eliminar cualquier resto de producto de limpieza. Déjala al aire libre para que termine de secarse completamente. ¡Ya está lista para tu peludo!

perro
iStock.

Jaulas de tela

Si la jaula de tu peludo es de tela, primero tendrás que eliminar las manchas con un producto quitamanchas. Otra opción es el agua mineral con gas, ya que este elimina las manchas ácidas (como la orina de las mascotas). Vierte el producto sobre la mancha y, una vez que se haya empapado, sécalo con papel absorbente.  

Si no consigues eliminar la suciedad, puedes utilizar un cepillo de cerdas y detergente quitagrasas para frotar las manchas difíciles. Las jaulas para perros pequeños pueden lavarse en el fregadero, mientras que las jaulas para perros medianos o grandes deberán lavarse en el exterior con una manguera. También puedes utilizar la lavadora, aunque primero deberás consultar las instrucciones en la etiqueta de la jaula o en la página web del fabricante.

Finalmente, deberás secar la jaula al aire libre y emplear un eliminador de olores apto para perros, como el bicarbonato de sodio. Espolvorea un poco de bicarbonato dentro de la jaula y déjalo reposar quince o veinte minutos. Después, solo tendrás que aspirarlo para retirarlo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo