¿Cómo leer un análisis de sangre de tu perro?

Todos los que compartimos la vida con uno o más perros nos hemos encontrado ante el análisis de sangre de nuestro buen amigo... ¿Bilirrubina?, ¿cuerpos cetónicos?

No pretendemos que tras la lectura de este articulo lleguemos a ser especialistas en el diagnóstico ¡ni mucho menos! Con los datos que presentamos a continuación queremos mostrar las armas con las que cuentan los profesionales para identificar las posibles causas de enfermedad, pero tengamos muy presente que estos datos sin los conocimientos generales de los veterinarios son incompletos.

Hematología

Haremos referencia a aquellas pruebas más significativas y que puedan aportarnos datos directos para su interpretación

  • Hematocrito: mide todos los elementos celulares de la sangre (leucocitos, plaquetas, hematíes…)
    Dependiendo del resultado nos orientará, entre otros problemas, a la presencia de una anemia de diverso grado.
  • Hemoglobina: la hemoglobina (Hb) es el pigmento responsable de transportar el oxigeno al organismo.
  • Leucocitos: un leucocito es cualquier célula sanguínea de la serie blanca: neutrófilos, eosinófilos, basófilos, monocitos... El recuento total de leucocitos es por tanto igual al recuento de todas las células de la serie blanca.
    El aumento de leucocitos se denomina Leucocitosis que puede producirse de forma fisiológica tras el ejercicio, el estrés y la digestión. Entre las causas patológicas están las infecciones, hemorragias, intoxicaciones, leucemia, traumatismos...
    La disminución de leucocitos se denomina Leucopenia y se produce en las inflamaciones graves y las enfermedades de la médula ósea, entre otras patologías.
  • Linfocitos: los linfocitos son una población mixta de células B y T. Son el componente principal de la inmunidad en el organismo. Los linfocitos B sintetizan los anticuerpos responsables de la inmunidad humoral, y los linfocitos T son los principales encargados de la inmunidad celular.
    El aumento del número de linfocitos se denomina Linfocitosis y se produce en inflamaciones crónicas, infecciones, algunas leucemias y ciertas alteraciones hormonales.
    La disminución en el número de linfocitos se denomina Linfopenia, y se produce en situaciones de estrés, tras el uso de corticoesteroides, por la acción de ciertos virus...
  • Monocitos: su principal función es la fagocitosis (“destrucción”) de partículas extrañas, restos celulares y agentes patógenos. Son los “barrenderos” del sistema inmunitario.
    El descenso en el número de monocitos es poco frecuente y no tiene significado diagnóstico.
    El aumento en el número de monocitos de denomina Monocitosis y se produce en estrés, necrosis, inflamaciones crónicas...
  • Eosinófilos: los eosinófilos son leucocitos con múltiples funciones: destruyen parásitos, participan en la regulación de las reacciones alérgicas, tienen cierta capacidad fagocitaria frente a bacterias...
    El aumento en el número de eosinófilos se denomina Eosinofilia y se da en casos de alergia, parasitosis, inflamación y ciertas alteraciones hormonales.
    El descenso en el número de eosinófilos se denomina Eosinopenia y se da en casos de estrés, tras la administración de corticoesteroides y en ciertas alteraciones hormonales.
  • Basófilos: los basófilos hacen su aparición en sangre por una amplia variedad de enfermedades. La aparición de basófilos se produce, entre otros, en casos de trombos debidos a gusanos del corazón, en problemas de hiperlipidemia…

Bioquímica sanguínea

En el caso de las pruebas de bioquímica sanguínea también haremos referencia a las principales pruebas y sus significados.

  • ALT: la alanina aminotransferasa está presente en grandes cantidades en el citoplasma de las células hepáticas del perro. Dicha enzima aparecerá en sangre cuando los hepatocitos (células hepáticas) resulten dañados o destruidos. Será un buen indicador de lesiones hepáticas activas, recientes o en curso.
  • Amilasa: en las inflamaciones de páncreas (pancreatitis), la necrosis o la oclusión del conducto pancreático provoca la liberación de amilasa a sangre, aumentándose los niveles normales. Si existe un aumento de los valores y un dolor abdominal asociado, estaremos posiblemente ante una pancreatitis aguda.
  • Fosfatasa alcalina (FA): la fosfatasa alcalina está presente tanto en el hígado como en el tejido óseo. Un aumento de los valores normales indica problemas hepáticos y la administración excesiva de corticoesteroides entre otros. También se observan aumentos en crecimiento óseo.
  • Creatín fosfoquinasa (CPK): el aumento de creatín fosfoquinasa se produce tras traumatismos musculares, inflamaciones musculares (miositis) y ocasionalmente en alteraciones del sistema nervioso central.
  • Gamma-glutamil transpeptidasa (GGT): esta enzima indica alteraciones del sistema porta biliar. Aumenta en hepatopatías colestáticas y en excesos de cortisol.
  • Bilirrubina: deriva del catabolismo (destrucción) de la hemoglobina. Niveles elevados sugieren enfermedad hepática y enfermedades hemolíticas.
  • Creatinina: es un producto del metabolismo muscular. Es un buen indicador de alteraciones de la función renal.
  • Glucosa: un aumento de glucosa (hiperglucemia) marcado y persistente en el perro suele deberse a una diabetes mellitus o a estrés. La disminución de los valores de glucosa (hipoglucemia) suelen deberse a tumores pancreáticos, desnutrición, shock y grandes esfuerzos. La causa más común de los bajos valores de glucosa es el inadecuado manejo de las muestras sanguíneas.
     
Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Veterinario Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. Director veterinario y co-propietario de Centros Veterinarios Mascoteros. Es presentador del programa ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. Además, es presidente de la Fundación Mascoteros.

Continúa leyendo