Cómo jugar con un hámster

¿Has pensado en construirle a tu hámster un laberinto en una caja de cartón?

Hámster en la jaula
iStock.

Los hámsteres son unas mascotas muy divertidas, curiosas y activas. Si convives con este pequeño roedor, sabrás que el ejercicio y el juego diario es fundamental para que se mantenga saludable y feliz. Además, el juego te permitirá desarrollar un vínculo estrecho con tu mascota, al mismo tiempo que le estarás alargando la vida. ¡Aprende cómo jugar con tu hámster!

  Asegúrate de que la zona es segura

Si ya tienes suficiente confianza con tu hámster, lo mejor es que lo acaricies a diario y juegues con él fuera de su jaula. Tendrás que asegurarte de que la zona de juego es segura, por lo que deberás quitar cualquier cable eléctrico que pueda mordisquear. También tendrás que bloquear las áreas donde tu hámster podría meterse o esconderse, como debajo de los muebles o entre los cojines del sofá.

El baño es un buen lugar para que juegue tu hámster. Asegúrate de que la tapa del inodoro está cerrada para que no se caiga accidentalmente y, si tienes otras mascotas, evita que se metan en el área de juego.

Colócalo en una bola de ejercicio

Las bolas de ejercicio son estupendas para que tu hámster haga deporte. Las puedes encontrar en las tiendas de mascotas así como en internet. Además, como los hámsteres no ven muy bien tendrás que asegurarte que la bola que eliges está hecha de plástico transparente.

Después de colocar a tu hámster en la pelota, pon un trozo de cinta adhesiva sobre la puerta para que no se abra mientras tu hámster está dentro. Si puedes, coloca la pelota en una alfombra para que pueda caminar mejor. Asimismo, tendrás que supervisar a tu roedor para que no se tropiece con ningún mueble ni se caiga por las escaleras.

Hámster marrón
iStock.

Hazle un laberinto

Otra opción para jugar con tu roedor es hacerle un circuito o laberinto en una caja de cartón. A ser posible, el laberinto tendrá que ser más grande que su jaula. Puedes colocarle algunos juguetes dentro como puentes, túneles o bloques de madera.

Para elaborar los túneles, puedes emplear rollos de papel higiénico o de cocina. Si no quieres construir el laberinto, puedes comprarlo en una tienda de mascotas.

Déjale explorar una zona segura

También puedes dejar que tu hámster explore una zona segura de la casa, como el cuarto de baño o el dormitorio (en el que previamente habrás quitado todos los objetos peligrosos). Si lo colocas en el baño, una buena idea es dejarle en la bañera para que corra libremente.

Además, puedes colocarle algunos juguetes o hacerle una pista de obstáculos para mantenerlo entretenido. ¡Seguro que tu roedor lo agradecerá!

Continúa leyendo