Como influye la casa de acogida en el comportamiento del futuro perro adoptado

La colaboración de las casas de acogida, además de aumentar la infraestructura de las protectoras, contribuye al buen comportamiento del futuro perro adoptado, reduciendo considerablemente las probabilidades de un nuevo abandono. Entérate cómo.

 

¿Qué es casa de acogida para perros?

Las casas de acogida son personas que ofrecen sus hogares y tiempo para atender a un perro de manera temporal, o hasta encontrarle adopción definitiva.

El animal, se dice entonces, que está en acogida. Sigue por tanto siendo gestionada su adopción por parte de la protectora, que continua en búsqueda de un hogar para el perro.

La persona que lo tiene en acogida, se encargará de cuidarlo y atenderlo. También podrá, si tiene posibilidad y quiere hacerlo, colaborar altruistamente con su manutención y gastos.

¿Qué se necesita para ser una familia de acogida?

Disponer de tiempo, espacio y ganas de ayudar y aprender.

Lo más habitual es que para ser elegido como casa de acogida, la persona o familia tengan una entrevista con la entidad de protección animal que gestiona la adopción. Esta entrevista es similar a la que pasarán los candidatos a adoptar.

Qué ventajas tiene ser casa de acogida

  • Tiempo: siendo casa de acogida ayudas por el tiempo que puedas, sin comprometerte a largo plazo. Los perros pueden vivir de media entre 10 y 15 años. No todas las personas tienen la certidumbre de poder comprometerse un periodo de tiempo tan largo, pero sí podrían hacerlo por un par de años, por ejemplo. Ser casa de acogida ofrece la opción de un compromiso consciente a corto o medio plazo, con responsabilidad y sin abandonos.
  • Dinero: Mantener un perro requiere también un coste. De media, cada persona gasta unos 800 € al año en cuidar y alimentar a su perro. si eres casa de acogida, no tienes por qué asumir todos los gastos del animal, ya que la protectora y los socios darán soporte.
  • Consciencia: compruebas de manera práctica tus capacidades para atender todas las necesidades del perro acogido. Incluso, si este resulta ser tu “match perfecto”, es muy probable que puedas adoptarlo después, pasando a ser su familia y hogar permanente.
  • Satisfacción: sentir que estás ayudando y dando la oportunidad de encontrar un hogar a un perro, además de participar en la felicidad que da un perro a la familia; no puede suponerte más que una gran satisfacción personal.

Que beneficios tiene para el perro estar en una casa de acogida

  • Socialización: la vida de un perro, hoy, no está en el campo solo ni en un chenil. Los perros están en las ciudades, junto a personas responsables que los quieran y cuiden como necesitan.
    Pero como las ciudades también están llenas de retos para: los perros: ruidos, ciclistas, patinetes, coches, autobuses, motos, niños gritando, olores de comida, muchos otros perros, gente, paseos con correa, vecinos…a veces estos se asustan y se portan “mal”.  Las casas de acogida juegan un papel crucial a la hora de presentar de forma positiva y progresiva todos estos retos a perros que han sufrido ya un abandono, pera que lo vean como algo cotidiano y estén libres de miedo. Esto hará que se comporten sin reactividad ante todos estos estímulos. 

  • Habituación: horas sin hacer pis. Soledad. Llamadas del cartero. Visitas. Obras en el piso de arriba. Ir de terrazas. Cruzarse con otros perros y saludar o no. Distintas situaciones que un perro tiene que enfrentar día a día. Mejor si las conoce con antelación y de manera positiva gracias a la labor de la casa de acogida.
  • Comodidad: aunque es cierto que los perros cada día están mejor atendidos en las protectoras. Nada puede compararse a dormir a una temperatura adecuada en una colchoneta y junto a una familia humana.
  • Oportunidad: un perro que sale día a día y conoce otras personas y perros a las que enamorar con su carácter, tiene muchas más posibilidades de ser adoptado de manera permanente incluso en su propio barrio.

Que problemas puede suponer para un perro estar en una casa de acogida

  • Estrés: ante cualquier cambio el cuerpo se prepara y se desencadenan los mecanismos fisiológicos del estrés que favorecen precisamente la adaptación. Si un perro cambia varias veces de casa de acogida o se modifican sus rutinas, puede tener problemas de estrés residual. Por eso es importante, el compromiso no solo de los hogares permanentes sino también de los temporales.
  • Duelo: en algunos casos, la persona que ofrece su hogar, conecta de forma especial con el perro acogido, pero por su situación no puede adoptarlo de forma permanente. La separación puede hacer que le perro pase por una depresión cuando marcha de su lugar de acogida.

Estos problemas se solucionan con una introducción progresiva al nuevo hogar, permitiendo al perro adaptarse, sin prisas, y conocerse con la que será su familia definitiva.

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo