Cómo hacer que tus gatos se vuelvan amigos

El periodo de adaptación normal suele durar entre seis y doce semanas.

gato
Pixabay.

¿Acabas de adoptar un gatito en casa? Es posible que, si ya convives con otro gato, tu mascota no lo acepte los primeros días. Esto se debe a que los gatos son muy territoriales y suelen luchar por defender su territorio. Por ello, si tienes dos gatos (o más) en la misma casa, tendrás que esforzarte para crear un vínculo duradero entre ellos.

Dale tiempo a tu mascota

El periodo de adaptación normal suele durar entre seis y doce semanas, pero podría durar más si los gatos no se llevan bien entre ellos. Si son muy diferentes entre sí o existen muchos factores de conflicto es posible que nunca se lleven del todo bien.

Por ello, es importante que dediques tiempo a encontrar el compañero educado a tu mascota. Así, podrás disminuir las probabilidades de que tengan problemas de conducta.

Presenta al nuevo gato desde la distancia

Por naturaleza, los gatos prefieren estar solos y no depender el uno del otro para las actividades como la caza y la socialización.

Mantén al nuevo gato en una habitación aparte durante una semana, así podrá acostumbrarse a su nuevo entorno y ambos gatos podrán familiarizarse con el aroma y los sonidos del otro.

Además, tendrás que asegurarte de que el nuevo gato tenga comida, agua y muchos juguetes. En definitiva, que se sienta seguro y cómodo dentro del hogar. Con el tiempo, entenderá que eres parte de su familia.

Durante este periodo de aislamiento, asegúrate de que el veterinario le administre sus vacunas y lo evalúe para determinar si tiene parásitos o enfermedades.

Identifica los signos de estrés

Los gatos pueden estresarse durante el periodo de adaptación. Debes prestarle atención al comportamiento de tu nueva mascota, ya que este podría indicar que tu gato está estresado.

Los signos del estrés comprenden llorar, ocultarse, vomitar, acicalarse, comer en exceso o rociar orina. También podría defecar en lugares inapropiados o dañar los muebles de la casa.

dos gatos
Pixabay.

No dejes de supervisar

No dejes a los gatos solos hasta que estés seguro de que ninguno mostrará un comportamiento agresivo hacia el otro. Asimismo, podrás dejar a los gatos solos cuando coman y jueguen de forma pacífica a unos centímetros de distancia el uno del otro.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Continúa leyendo