Cómo hacer que tu perro deje de perseguir gatos

Si acabas de adoptar un gato, es mejor que lo presentes en un entorno seguro como puede ser tu casa.

perro persiguiendo a un gato
iStock.

Algunas personas creen que los perros y los gatos son muy diferentes y que, por tanto, no pueden llevarse bien. Y, aunque es cierto que ambas especies son muy diferentes, estos animales pueden convivir en armonía y convertirse en mejores amigos. Solo necesitarás algo de tiempo y mucha paciencia, en especial si tu mascota es anciana y todavía no se conocen. Con esfuerzo y cariño, seguro que conseguirás entrenar a tu perro para que deje de perseguir a los gatos. ¡Toma nota!

Preséntalos en un lugar adecuado

Si llevas a tu perro a un refugio de animales para que conozca a su nuevo mejor amigo, es posible que se ponga nervioso o incluso que se asuste. De hecho, podría ser una experiencia muy traumática para tu perro (ya que no entiende lo que está pasando).

Por ello, es mejor que presentes al nuevo miembro del hogar en un entorno seguro, como es tu casa. Asimismo, deberás ir poco a poco y mantenerlos en habitaciones separadas hasta que ambos se habitúen.

Adopta un gato que se lleve bien con los perros

Aunque pueda resultar obvio, algunas personas no se plantean cómo es la personalidad del nuevo animal que va a entrar a casa. Por esta razón, si quieres adoptar un gato deberías preguntarles a los voluntarios del refugio si tienen gatos que se lleven bien con los perros (o perros que se lleven bien con los gatos si es a la inversa).

De esta forma, te asegurarás de que tu nueva mascota solo tendrá que pasar un periodo de adaptación (y que ninguno de los dos animales estará estresado o lo pasará mal).

Haz que se conozcan

Deberás hacerlo bajo una estricta supervisión. Amarra a tu perro con una correa y si trata de perseguirlo distrae a ambos dándole unos snacks. Si puedes, pídele ayuda a una persona de confianza para que esté contigo durante la presentación.

Es importante que los animales se olfateen, pero tendrás que evitar que se acerquen en exceso ya que alguno de los dos podría ponerse agresivo. ¡Mucho cuidado!

Si tu perro y tu gato se portan bien deberás felicitarlos, acariciarlos y entregarles algún tentempié. Durante las primeras semanas tendrás que continuar recompensando a tus mascotas siempre que estén tranquilos durante los encuentros.

perro corriendo
Pixabay.

Emplea un clicker para entrenar a tu perro

Se trata de un pequeño dispositivo con una lengüeta metálica que sirve de ayuda en el adiestramiento de los perros. Tendrás que sujetar el clicker en la palma de la mano y presionar rápidamente el botón para que emita un sonido. Así, podrás condicionar a tu perro cada vez que se comporte de forma adecuada.

Además, deberás entregarle un snack inmediatamente después de utilizar el dispositivo, ya que el objetivo es que el perro asocie el sonido del clicker con un refuerzo positivo (como su tentempié favorito).

Celebra el progreso de tu perro

Tu mascota no va a modificar su comportamiento de un día para otro. Pero, con el tiempo, aprenderá a comportarse de forma distinta y entenderá que no debe perseguir a los gatos. Por ello, es fundamental que le recompenses incluso cuando sus progresos solo sean parciales, pues así le estarás ayudando a romper con el mal hábito.

Cada vez que tu perro comience a perseguir al gato (pero se detenga) tendrás que darle una recompensa. Con el tiempo, perderá por completo esa costumbre.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo