¿Cómo hacer que tu mascota tenga el mejor desarrollo?

Ha llegado a tu hogar una nueva mascota. Vuestra vida va a cambiar… y la suya más.

En los próximos meses va a desarrollarse y a crecer muchísimo, y tu papel será clave para que ese cambio sea positivo y adecuado. Según los expertos de Royal Canin, la persona que más os puede ayudar, y que seguirá de cerca vuestra vida en común, es el veterinario. La primera visita a la clínica es fundamental y cuanto antes mejor, para comprobar que tu nuevo compañero está bien y para asesorarte además sobre prevención, alimentación, revisiones...

A partir de ese momento, el veterinario irá haciendo seguimiento de tu mascota durante las distintas fases de desarrollo y crecimiento. Para que todo empiece bien lo ideal es preparar bien su llegada, teniendo en cuenta todo lo que el cachorro o gatito necesitará, así como hacer las presentaciones con su nueva familia en un entorno tranquilo.

Además, será muy importante reforzar todos los aprendizajes que vaya realizando, ya sea premiándole con un poco de su alimento, un momento de juego o caricias. La educación también será un factor clave para una buena convivencia y marcar las normas desde el principio. Por ejemplo, horas y zonas para comer, estancias donde no puede entrar o sofás en los que no debe subirse.

En el caso de los gatos, es muy útil, para evitar dificultades más adelante, enseñarles desde pequeños a utilizar el transportín, dejándolo abierto para que puedan jugar con él e incluso poniendo algún objeto suyo dentro para que el olor le resulte familiar.

Perro pequeño, perro grande

El ritmo de crecimiento de los cachorros está determinado por su tamaño de adulto. Así, por ejemplo, los cachorros de tamaño más grande alcanzan el 50% de su peso estimado de adultos a los 5 o 6 meses de edad, mientras que los más pequeños lo hacen cuando tienen apenas tres meses. Para controlar su crecimiento, es conveniente que lo peses regularmente para poder informar al veterinario. No es bueno que el cachorro pierda peso, pero tampoco que engorde demasiado rápido.

Así crece mi gatito

En su primer año, los gatitos pasan por dos fases importantes de crecimiento. Hasta los 4 meses tienen un crecimiento muy intenso, por lo que tienen unas necesidades de energía y proteína muy elevadas, al tiempo que su sistema digestivo y su sistema inmune aún son muy inmaduros. Por eso, son más sensibles a los problemas digestivos y más vulnerables a los agentes infecciosos. En este sentido, es muy importante que la alimentación les proporcione mucha energía y que, a la vez, sea fácilmente digestible. De los 4 a los 12 meses, el reto es que fortalezcan los huesos, aumenten su musculatura y sigan creciendo, al mismo tiempo que su aparato digestivo y su sistema inmunitario siguen desarrollándose. Se les caerán los dientecitos de leche y les saldrán los definitivos.

Vídeo de la semana