Cómo entrenar a un mini pig

Al igual que a los gatos, a los cerdos se les puede entrenar para que utilicen una caja de arena.

cerdito en una casa
iStock.

Los cerdos son unos animales inteligentes, divertidos y cariñosos. Si estás pensando en adoptar a un mini pig, tendrás que entrenarle para que utilice una caja de arena. Además, es fundamental que permanezca en su jaula hasta que esté lo suficientemente entrenado. Recuerda que un animal es un compromiso a largo plazo, por lo deberás tener paciencia con tu cerdito y proporcionarle todos los cuidados necesarios.

Elige una caja de arena

Al igual que a los gatos, a los cerdos se les puede entrenar para que utilicen una caja de arena. Sin embargo, esta tendrá que ser lo suficientemente amplia para que el cerdo pueda darse la vuelta por completo. Si tu cerdo es pequeño, puedes usar una caja de almacenamiento de plástico o una caja de arena para gatos normales. En cambio, si tu cerdo es más grande podrías probar con una piscina de plástico para niños pequeños. 

Además, una vez que tu cerdo haya aprendido a utilizar el arenero no querrá que lo cambies de sitio. La caja de arena deberá estar en el lugar adecuado (como la lavandería o el baño), ya que es posible que no puedas cambiarla de sitio más adelante.

Por otro lado, la arena aglomerada no es buena para los cerdos ya que tienden a comérsela. Las virutas de pino son una gran opción, aunque también puedes utilizar bolitas de papel, capas de periódicos o cualquier otro material fácil de encontrar y que no sea nocivo.

cerdito rosa
iStock.

Utiliza una jaula y correa

Es imprescindible que mantengas al cerdo en una jaula hasta que esté domesticado. Algunos cerdos tardan más que otros, así que deberás tener paciencia. De hecho, no esperes que tu mini pig esté completamente domesticado antes de los seis meses de edad.

Asimismo, para ayudar al cerdo a adaptarse a ir al baño, es importante que lo saques de la jaula con una correa. Así, el cerdo sabrá que va a hacer sus necesidades y que no puede distraerse haciendo otras cosas por el camino.

Una vez que tu cerdito haya ido al baño, deberías elogiarle con buenas palabras. Usa un tono alegre para que el cerdo entienda que ha hecho un buen trabajo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo